MARCIAL PASARÓN
22 de agosto de 2016 / 07:38 a.m.

MONTERREY.- Tras el aguacero que cayó sobre Monterrey la noche del domingo, personal de Servicios Públicos del municipio recogieron solo bajo el puente Rube alrededor de una tonelada de basura.

Los escombros, basura, llantas y hasta muebles fueron arrastrados por la corriente.

Esto provocó que las alcantarillas quedaran obstruidas por la gran cantidad de desperdicio que se acumuló.

La basura se comenzó a juntar con las primeas corrientes que buscaron salida en el drenaje localizado debajo del puente de las avenidas Ruiz Cortines y Bernardo Reyes.

Llantas, muebles viejos y basura en general comenzó a observarse luego de que el nivel del agua comenzó a descender.

Utilizando palas los trabajadores municipales comenzaron a llenar una camioneta con la basura y bolsas en color negro.

El operativo realizado por el personal de limpia continúo en diferentes puntos de la ciudad.