AGUSTÍN MARTÍNEZ
18 de julio de 2015 / 08:18 p.m.

Ciénega de Flores.- Para establecer y confirmar la identidad del trailero fallecido en el accidente del viernes en la autopista a Laredo, la Procuraduría de Justicia someterá los restos de la víctima a pruebas genéticas comparativas de ADN.

Lo anterior fue dado a conocer por una fuente de la institución, quien señaló que tal procedimiento podría demorar algunos días de la presente semana.

Aunque trascendió que el Ministerio Público encargado de indagar los hechos, cuenta con el probable nombre del infortunado, esos datos deberán corroborase mediante los estudios científicos, pues el cuerpo quedó completamente calcinado.

Por ahora las autoridades tratan de establecer las causas del lamentable percance, aunque las primeras evidencias hacen suponer que fueron el exceso de velocidad y la falta de pericia del conductor, pero no se descarta una probable falla mecánica.

Los restos del trailero continúan en el anfiteatro del Servicio Médico Forense del Hospital Universitario, donde los familiares esperan la conclusión de las pruebas para efectuar la reclamación.

Este accidente se registró poco después de las 8:00 horas del viernes en el kilómetro 64 más 900 de la autopista Monterrey-Nuevo Laredo, en jurisdicción de Ciénega de Flores, Nuevo León.

La persona fallecida conducía un camión tipo quinta rueda propiedad de la empresa Autoexpress Nor y Caribe, que cuenta con oficinas en San Nicolás.

Transportaba aproximadamente 20 toneladas de costales de azúcar con rumbo hacia la frontera, cuando sobrevino el fatal accidente.

Al perder el control del volante, el operador se proyectó hacia la izquierda e invadió los carriles contrarios luego de cruzar el camellón central.

Finalmente la unidad se estrelló en forma brutal contra un talud, ante la mirada de múltiples testigos, entre ellos una cuadrilla que realizaba labores de reparación de la carpeta asfáltica.

Las personas que estaban cerca llegaron hasta donde estaba el trabajador del volante, pero se vieron imposibilitados para intervenir cuando el vehículo empezó a arder.

La cabina quedó completamente cubierta por el fuego, mientras el cuerpo del conductor quedó dentro, completamente carbonizado.

A causa del accidente se tuvo que cerrar el paso en la vía, para dar lugar a las labores de las autoridades y de las corporaciones de auxilio.