Marcial Pasarón
13 de mayo de 2014 / 07:26 p.m.

Apodaca.- Al ser detenido por la Policía Ministerial, un presunto delincuente que era buscado por participar en varios robos con violencia murió inexplicablemente en el interior de una de las patrullas de esa corporación.

 

Los hechos ocurrieron minutos después de que el hoy occiso, quien hasta el momento no ha sido identificado, fue ubicado tras una investigación llevada a cabo por la policía.

 

De acuerdo a las primeras investigaciones, el hoy occiso ya era buscado como principal sospechoso de una serie de robos en varias colonias ubicadas en ese munjicipio, principalmente en la colonia Joyas del Pedregal.

 

Se estableció que luego de los últimos asaltos y robos con violencia, los agentes del grupo de robos de la Agencia Estatal de Investigaciones, indicó una serie de investigaciones para dar con el paradero de los atracadores.

 

Hasta el momento se ha informado que el delincuente fue localizado en una colonia cercana a ese sector y, al darse cuenta de la presencia de los efectivos intentó darse a la fuga.

 

Esto provocó que fuera perseguido por los efectivos estatales, quienes lograron detenerlo y subirlo a una de las patrullas del grupo de robos de la Policía Ministerial del estado.

 

Sin embargo, presuntamente el detenido fue cuestionado sobre sus actividades y los nombres del resto de la banda de asaltantes que operan en Apodaca y en varias colonias de la zona metropolitana de Monterrey.

 

Trascendió que el sujeto entregó a la policía información valiosa en torno a la investigación, con lo que los detectives ubicaron una casa de seguridad en el cruce de las calles Zafiro 218 en su cruce con la calle Diamante de la mencionada colonia.

 

Pero, según la policía, el detenido comenzó a convulcionar en el interior de la patrulla ministerial y minutos después murió presuntamente de un infarto.

 

El cuerpo quedó en el asiento trasero de la unidad, con las manos esposadas hacia atrás y sin camisa; el hoy occiso de aproximadamente 25 años de edad, era de tez aperlada, delgado y con el corte de pelo tipo militar.

 

La casa, de siete metros de frente por 16 de fondo, es una construcción que al frente tiene un barandal de forja en color crtema, de dos pisos y una terraza en la azotea.

 

Presuntamente, la casa era utilizada como guarida para guardar el botín que obtenían en los robos y saqueos a camiones repartidores.

 

Al lugar llegaron elementos de servicios periciales de la Procuraduría de Justicia, quienes revisaron el cuerpo, pero hasta el momento no se ha informado si el cuerpo presnetaba alguna lesión de gravedad.

 

Luego de varios minutos, el cuerpo fue bajado de la unidad de policía y trasladado a las instalaciones del anfiteatro del Hospital Universitario, donde será la autopsia la que revelara las causas del fallecimiento del presunto delincuente.