27 de julio de 2014 / 08:09 p.m.

Monterrey.- La Procuraduría General de Justicia en el Estado informó sobre la desarticulación de una banda dedicada a la venta de droga y la cual tiene relación con cinco hechos donde se cometieron homicidios, entre los que destaca el ataque a un bar en el centro de San Nicolás donde murieron Verónica Navarro Martínez y su hijo Eduardo Villanueva, ambos víctimas inocentes.

Adrián de la Garza, titular de la dependencia, informó de la detención de Roberto Carlos Aldape Ortiz, de 22 años, y Ramón Alberto Escamilla Lozano, de 18, éste último originario de San Antonio Texas pero con domicilio en el municipio de San Nicolás. Ambos, expuso, perpetuaron durante el mes de abril y mayo ocho ejecuciones.

Con ellos también se logró la detención de Enrique de Jesús Elizondo González, de 21 años; Diana Cecilia Reyes Reyes, de 31 años; Claudia Yaneth Berrones Contreras, de 25; Nydia Aracely Esquivel Ávalos, también de 25, quienes se dedicaban a la venta y distribución de droga. Asimismo se detuvo a Francisco Ruiz Sandoval, de 39, quien además de vender droga era quien custodiaba las armas.

Al presentar los hechos en donde se les vincula, Adrián de la Garza señaló como acontecimientos el asesinato de Elizabeth Ramos Trejo, el 6 de abril en la colonia Fomerrey 9 en Escobedo; el de Julio César Montelongo Flores el 9 de mayo en la colonia Dos Ríos en Guadalupe.

En sus declaraciones señalaron además cometer el ataque al establecimiento "Mar-Tiber", donde fallecieron Juan Carlos Campos Rodríguez, además de Verónica Navarro Martínez y su hijo Eduardo Villanueva, quienes caminaban para dirigirse a la celebración del Día de las Madres esa misma noche del 10 de mayo.

Un día después, el 11 de mayo, asesinaron a Claudia Maribel Aguilera en la colonia Felipe Carrillo, en Escobedo, presuntamente por querer salirse de la banda, estrangulándola y decapitándola.

También se les vincula con la ejecución de Juan Ramón Valdéz Samaniego y Ovidio Quintanilla Montemayor, ambos empleados del municipio de Pesquería, y encontrados el 11 de junio en una brecha entre los municipios de Zuazua y Doctor González.

La detención se realizó el pasado 2 de julio tras labores de investigación, en la colonia La Enramada en Apodaca, y Barrio Topo Chico del municipio de Monterrey. Junto con los detenidos, que se encuentran ya bajo arraigo, se les decomisaron 11 armas largas AK47, 2 mil 612 cartuchos, 51 cargadores, 1 granada y varios vehículos.

FOTO: Especial

ISRAEL SANTACRUZ