AGUSTÍN MARTÍNEZ
3 de abril de 2018 / 07:32 p.m.

ESPECIAL.- Un joven que en septiembre de 2016 presuntamente asesinó a su amante en una habitación de hotel de paso en el centro de la ciudad, fue detenido mediante orden de aprehensión por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones.

Fuentes policiacas señalaron que la víctima y su agresor tenían una relación de amistad, pues ella tenía su pareja, y hasta el momento no se ha precisado el móvil del crimen.

La autopsia practicada al cuerpo de la víctima reveló que ella fue estrangulada; el cadáver lo encontraron cuando comenzaba a descomponerse en un clóset.

A disposición de un juez de Control se encuentra César Eduardo F., de 24 años de edad, de oficio comerciante y quien radica en el municipio de García.

Fue precisamente en esa localidad donde los agentes de la Coordinación de Investigación Regional Centro lo sorprendieron, sobre la avenida Heberto Castillo, frente a un centro comercial de la colonia Paseo de las Minas.

El joven deberá responder por el homicidio de Verónica Hernández Santiago, quien contaba con 26 años y tenía su domicilio también en García, Nuevo León.

Los hechos que le atribuyen al ahora detenido fueron descubiertos el 14 de septiembre de 2016 en el hotel Posada Los Reyes, que se localiza en la calle Juan Aldama, entre 5 de Mayo y 15 de Mayo, en el centro de Monterrey.

Esa ocasión, una trabajadora del centro de alojamiento descubrió el cadáver, oculto bocabajo dentro de un pequeño clóset.

La empleada realizaba labores de limpieza cuando de pronto percibió olores fétidos, por lo que revisó de dónde provenían, y fue entonces cuando llevó a cabo el macabro hallazgo.

Los restos de Hernández Santiago, en ese momento aún sin identificar, presentaban un avanzado estado de descomposición, pues llevaban ya varios días en ese sitio.

Por medio de las indagatorias las autoridades ministeriales lograron establecer los datos de la víctima, y a partir de allí averiguaron cuáles eran sus círculos personales y sus actividades.

Trascendió que, días antes del hallazgo, César y Verónica acordaron ir al hotel de paso, pues tenían amistad desde hacía varios meses y se habían convertido en amantes, a pesar de que cada uno tenía su pareja.

Por motivos que hasta ahora no han sido precisados, la pareja comenzó a discutir, por lo que el comerciante tomó del cuello a la mujer y terminó por estrangularla.

Al verla ya sin sentido, colocó el cuerpo dentro del clóset de la habitación y salió en silencio, después de entregar las llaves a la persona responsable del negocio.



dezr