AGUSTÍN MARTÍNEZ
16 de septiembre de 2017 / 04:42 p.m.

MONTERREY.- Por medio de la localización, a través del sistema de rastreo satelital, de una camioneta robada, la Agencia Estatal de Investigaciones capturó a cinco presuntos delincuentes posiblemente vinculados con el crimen de un empleado de la empacadora de carnes “Cantú”.

Los sospechosos tenían como guarida una quinta campestre en Villa Juárez, donde las autoridades encontraron, durante un cateo, varios paquetes y envoltorios de mariguana y cocaína, cartuchos, celulares y otros implementos.

Los detenidos fueron identificados públicamente sólo como Daniel, Heber, José, Armando y Francisco, quienes están a disposición de un agente del Ministerio Público adscrito al Centro de Operaciones Estratégicas, de la Procuraduría local.

Dichas personas son investigadas por el asesinato del tablajero Rubén Hernández Hernández, quien fue ultimado de un balazo durante un asalto cometido la noche del jueves 14 de septiembre.
El crimen fue reportado en el negocio “Mayoreo de Carnes Cantú”, ubicado en la calle Tapia número 729 Poniente, en el centro de Monterrey.

Durante el ilícito los delincuentes se llevaron varios teléfonos celulares y una camioneta tipo estaquitas marca Chevrolet Luv, color blanco.

Por medio del GPS, la unidad fue ubicada el viernes en la noche en una quinta que se localiza en las calles Monte Dorado y Monte Everest, en la colonia Arboledas de San Roque, en Juárez.

Los agentes ministeriales montaron guardia a distancia, y detuvieron en la vía pública a los cinco sospechosos, quienes tenían en su poder varias dosis de mariguana y cocaína, así como una báscula.
Por tal motivo se solicitó la autorización judicial para ingresar al inmueble, realizándose el cateo durante los primeros minutos del sábado.

En el interior de la finca y con el apoyo de las Fuerzas Federales, la Policía Ministerial encontró piezas dañadas de un aparato de videovigilancia, juegos de llaves y un auto Renault Logan rojo.

También halló varios paquetes rectangulares de hierba verde seca, confeccionados con cinta adhesiva color canela, cuatro celulares y 58 cartuchos en una bolsa de plástico.

Los cinco detenidos permanecen bajo investigación por lo que hace a la posesión de la droga, y también por el homicidio del tablajero.
Las autoridades suponen que los sujetos están relacionados con otros hechos delictivos, cometidos principalmente en localidades que se encuentran hacia el oriente de Monterrey.


pjt