REDACCIÓN
5 de mayo de 2015 / 08:21 a.m.

MONTERREY.- Un hombre que en marzo asesinó por una supuesta venganza a un jovencito, a quien atacó en su domicilio de la colonia Independencia, cuando se encontraba en compañía de un menor de 10 años, fue detenido con orden de aprehensión.

Se trata de Ricardo Arrieta Martínez, apodado "El Chapa", quien fue notificado del ordenamiento al salir de las celdas de la delegación estatal de la Procuraduría General de la República (PGR), donde se encontraba detenido por portación prohibida de dos armas de fuego que, el pasado 28 de abril, aseguradas por policías de Fuerza Civil.

Fue el juez primero penal de Monterrey quien ordenó la detención de Arrieta Martínez por considerarlo presunto responsable del homicidio de Diego Armando Torres Mireles, de 22 años, a quien apodaban "El Cadillo".

La muerte violenta de Torres Mireles se reportó el pasado 26 de marzo a las 22:26 horas, en el interior del domicilio ubicado en la calle Lago de Chapala, número 1119, en lo alto de la referida colonia. 

La concubina del fallecido y varios testigos señalaron a "El Chapa" como uno de los autores materiales del hecho, en el que participaron otros cuatro hombres que fueron identificados con los apodos de "El Jairo""El Chimine", "El Lalillo""El Gway", todos supuestos integrantes de la pandilla denominada "Los Sinolokos".

Tras ser capturado y comparecer ante el Agente del Ministerio Público que integra la averiguación del hecho, Ricardo Arrieta aceptó su participación y aseguró que recibió órdenes de "El Chimine" para que lo acompañaran a la casa de Diego, donde lo asesinó.

Dijo que el día de los hechos, "El Chimine" también quería acabar con la vida de la concubina de Diego y con el hijo menor de ella, pero que él y sus cómplices los encerraron en el baño de la vivienda.

Aseguró que "El Chimine" gritaba que los quería asesinar a todos, porque Diego y sus amigos habían acabado con su familia. Aunque eso dijo ante el fiscal al comparecer en el juzgado, Ricardo Arrieta se apegó a los beneficios del artículo 20 por recomendación de su defensor oficial.