REDACCIÓN
3 de abril de 2017 / 10:48 p.m.

MONTERREY.- El ex celador del penal del Topo Chico que, durante la trifulca del 10 y 11 de febrero del año pasado, asesinó a uno de los reos de un balazo por la espalda, pasó a juicio final por el delito de homicidio calificado y en los próximos días un juzgado colegiado resolverá la sentencia que debe cumplir.

José Reyes Hernández Aguilar, quien tenía 14 años de laborar en el reclusorio, es considerado probable responsable de la muerte violenta del reo Guadalupe Armando Graciano Rodríguez, de 21 años, quien era originario del estado de Durango.

De acuerdo a la carpeta judicial que le integra la Procuraduría de Justicia, Hernández Aguilar disparó el arma de cargo durante la trifulca en la que murieron 49 reos, pero él lo hizo solo en contra de Guadalupe Armando, cuando intentaba refugiarse en el área denominada clave dos de mujeres.

Fueron dos compañeros del imputado, quienes aseguraron que el día de esa masacre, por lo menos, 10 reos corrieron a resguardarse en esa área, donde lograron controlarlos y en ningún momento estuvieron en peligro de ser atacados.

El agente del Ministerio Público que integra la carpeta judicial del caso acreditó con diversas pruebas el dicho de los testigos.

Entre esas pruebas están las imágenes captadas por las cámaras de circuito cerrado del reclusorio, en las cuales aparecen imágenes muy claras del momento en el que los reos estaban controlados y sometidos en el piso, cuando José Reyes disparó su fusil AR-15 sobre la humanidad del interno, quien fue el último en brincar al área que resguardaban.

Pero, serán los jueces del juzgado colegiado, quienes confirmen o nieguen la responsabilidad del custodio que permanece como reo en el reclusorio donde laboró hasta el día de la masacre.