21 de junio de 2014 / 02:39 a.m.

Monterrey.- A cuatro años de haber iniciado una batalla legal para tratar de demostrar su inocencia, uno de los tres únicos hombres que han sido acusados de terrorismo en Nuevo León, por haber lanzado granadas en la plaza principal de Guadalupe, solo consiguió que le disminuyeran 12 años de los 29 y 3 meses que había recibido como sentencia, por primera vez, en el 2012.

Reyes Guerrero Garza no se ha dado por vencido y volvió a apelar la nueva condena de 17 años 9 días que le impuso el juez cuarto penal de Monterrey.

Dicho juzgador tuvo que emitir una nueva resolución para cumplir con un amparo que Guerrero Reyes ganó ante los magistrados del primer Tribunal Colegiado en Materia Penal.

Los funcionarios federales lo exoneraron del delito de delincuencia organizada y revocaron la primera sentencia que le habían impuesto, porque no se habían desahogado varias diligencias solicitadas durante su proceso.

Después de desahogar los ordenamientos de los funcionarios de la federación, el juez de Monterrey consideró a Reyes Guerrero Garza responsable de terrorismo, delitos contra la seguridad de la comunidad, robo, agrupación delictuosa, lesiones y lesiones cometidas en perjuicio de menores de 12 años.

Por esos delitos, determinó que debería cumplir la pena de más de 17 años que le impuso, sin embargo, al conocer la última decisión del juzgador, Reyes Guerrero volvió a inconformarse y a recurrir al recurso apelación al que apenas se le va a dar trámite.

Por esos hechos que acontecieron el dos de octubre del 2010 y en los que 12 personas resultaron lesionadas, también fueron detenidos y procesados Bernardo Iván Ibarra Salazar y Jesús Gerardo González Cantú.

FOTO: Archivo

TELEDIARIO DIGITAL