FRANCISCO JAVIER CANTÚ
15 de junio de 2015 / 07:05 a.m.

Monterrey.- Una dormitada estuvo a punto de costarle la vida a un hombre que cayó de una altura aproximada a los cuatro metros, en el cruce de la avenida Lincoln y Libramiento Noroeste.

Juan José Rodríguez Esparza, quien se desplazaba por la mencionada avenida en dirección al oriente, perdió el control del volante de su automóvil Shadow en color rojo, debido a que dormitó cuando presuntamente conducía a velocidad inmoderada.

El automóvil con placas de circulación SKV1955, cayó al paso a desnivel que sirve como retorno de esta arteria.

El vehículo cayó de frente, lo que originó que terminara completamente destrozado, pero el conductor a pesar de tener colocado en cinturón de seguridad, su cara se golpeó en el parabrisas.

Los automovilistas que pasaban por la zona reportaron el accidente a los cuerpos de auxilio, pero a la llegada de la ambulancia de la Cruz Verde, Rodríguez Esparza se negó al traslado, a pesar de la herida que presentaba en la frente.