FOTO: Iram OviedoIRAM OVIEDO
25 de noviembre de 2014 / 01:01 p.m.

Monterrey.- Un hombre en estado de ebriedad prácticamente se protegió dentro de su auto acompañado de un amigo durante varias horas, con el objetivo de evitar un dictamen médico de alcohol, luego de ser sorprendido por elementos de Seguridad y Vialidad de Monterrey, dando vuelta prohibida.

El incidente ocurrió a las 01:00 horas en las avenidas Pablo González y Gonzalitos, a la altura de la colonia Mitras Sur.

Francisco Javier Torres Cantú, de 29 años de edad, viajaba a bordo de su automóvil Chrysler 200, con placas de circulación SRH-47-09.

Según los datos obtenidos, el hombre circulaba por la avenida Fleteros hacia el oriente y tomó Gonzalitos hacia el norte, en una zona donde la vuelta a la izquierda está prohibida.

Un elemento de Seguridad y Vialidad de Monterrey detectó la acción, por lo que le marcó el alto. El conductor detuvo su marcha, por lo que al solicitarle sus documentos, los entregó.

Sin embargo, el oficial detectó aliento alcohólico en Torres Cantú, por lo que lo invitó a acompañarlo a un dictamen médico, con el fin de evitar algún otro incidente.

Pero el conductor aceleró el auto, siendo perseguido por el elemento de tránsito, logrando darle alcance en Gonzalitos y Madero, frente al Hospital Universitario, donde se negó a descender de su coche.

Por tal motivo, llegó la grúa llevándose el carro, pero con el propietario y su amigo a bordo. Después fue llevado a las instalaciones del Parque Alamey.

Ahí fue invitado para que bajara pero tampoco lo hizo, por lo que trasladaron junto con su auto al corralón ubicado en las avenidas Churubusco y Rómulo Garza, límites de Monterrey con el municipio de San Nicolás de los Garza, escoltado por varias patrullas regias.

Horas después informaron que bajó del vehículo por sus propios medios, fue llevado al dictamen, donde salió a relucir que traía .082 grados de alcohol, es decir, ebrio incompleto, por lo que se le aplicarán las multas correspondientes.