2 de julio de 2014 / 11:30 a.m.

Guadalupe.- Un hombre que estuvo preso en los Estados Unidos por venta de drogas, se salvó de ser asesinado a balazos por parte de civiles armados, luego de que se refugiara en un domicilio donde una familia descansaba en el porche, en Guadalupe.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 22:00 horas en las calles de Francisco Murguía y Lomas de Guadalupe, en la colonia Lomas de Tolteca, en l citado municipio.

El sujeto fue identificado como José Oziel Anzaldúa López, de 42 años, con domicilio en la colonia Vivienda Popular.

De acuerdo a los datos proporcionados por las autoridades, el grupo de civiles armados llegó al sitio, considerado como punto de venta de drogas, ubicando al hombre ya mencionado.

Sin embargo, al ver al grupo delictivo que portaba armas largas, Anzaldúa López corrió a esconderse a una casa donde sus moradores platicaban amenamente en el porche.

Los desconocidos accionaron una metralleta AK 47 para amedrentar a su objetivo, quien logró ponerse a salvo.

Se estableció que los individuos respetaron la presencia de la familia, ajena a cualquier actividad ilícita, disparando al aire el arma larga.

Después de esto se dieron a la fuga, arribando elementos de la Policía Municipal de Guadalupe, quienes se entrevistaron con José Oziel.

El hombre, quien tiene un tatuaje de la muerte en una de sus piernas, les manifestó que hace cinco años estuvo detenido en los Estados Unidos por venta de drogas y tras cumplir su condena, regresó a nuestro País.

Cabe mencionar que en el lugar de los hechos, hace unos 15 días aproximadamente, un grupo armado privó de la libertad a un joven, quien horas después fue encontrado asesinado a balazos en el municipio de Juárez, Nuevo León.

Personal de la Agencia Estatal de Investigaciones tomó conocimiento de los hechos sucedidos anoche, iniciando con las pesquisas.

IRAM OVIEDO