31 de octubre de 2014 / 12:47 a.m.

Monterrey.- El hombre que resultó con una herida de bala al ser asaltado en las afueras de un cajero automático en Monterrey, se encuentra estable en un hospital privado. El afectado habita en el centro de Monterrey, donde es propietario de algunos negocios. Al parecer no cuenta con familiares cercanos y sus empleados están al pendiente de su salud.

Se trata de Rolando Gámez Gámez, de 63 años y quien radica cerca del cruce de la calle Tapia y la avenida Cuauhtémoc, en el primer cuadro de la ciudad.

A casi 24 horas del incidente violento, este informativo trató de contactar a familiares del sexagenario, pero la vivienda estaba completamente sola.

Reportes de la Procuraduría señalaron que Gámez Gámez permanece estable en un nosocomio de la colonia Obispado, donde esperaban recabar su declaración.

Trascendió que el hombre es atendido de una herida de bala en el hemitórax derecho, además de que sufrió una excoriación o herida leve cerca de la espalda.

El incidente que mantiene hospitalizado a Rolando se registró la tarde del miércoles, cuando salía de un cajero cercano a la avenida Colón, casi con Bernardo reyes.

Un desconocido lo abordó e intentó asaltarlo, amagándolo con una pistola, pero el afectado se opuso al atraco y forcejeó con el delincuente.

En el hecho el hombre accionó el arma de fuego y lesionó al ciudadano, para luego retirarse sin que fuera identificado.

Por su parte, Gámez Gámez se encaminó con dificultades hasta la sucursal de una empresa telefónica ubicada en Colón y Vallarta, donde pidió auxilio.

Instantes después llegaron al sitio varios paramédicos de la Cruz Verde de Monterrey, quienes le brindaron la atención inicial y lo llevaron de emergencia al hospital.

Por su parte, elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones efectuaron una inspección y recorridos en la zona para tratar de localizar al responsable del ataque.

Hasta el momento no hay avances en las indagatorias, en este caso que estuvo a punto de costarle la vida a un hombre dedicado a su trabajo y a sus negocios.

TEXTO Y FOTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ