7 de mayo de 2014 / 11:25 p.m.

Raúl Luciano Ríos Conde debe garantizar el monto que le impuso el juez segundo penal de Monterrey, quien lo procesa por el fraude que cometió en junio del 2006.

Monterrey.- Para poder abandonar el penal del Topo Chico y recuperar su libertad, el empresario veracruzano que defraudó a un “colega” de la entidad, deberá pagar casi un millón y medio de pesos.

Raúl Luciano Ríos Conde debe garantizar el monto que le impuso el juez segundo penal de Monterrey, quien lo procesa por el fraude que cometió en junio del 2006.

En ese año convenció a un empresario gasolinera para que le entregara 100 mil dólares con la promesa de realizar inversiones en un banco inglés, operaciones que finalmente nunca realizó y desapareció.

Redacción