MARCIAL PASARÓN
26 de septiembre de 2016 / 06:53 a.m.

MONTERREY.- Armados con machetes y cubiertos con pasa montañas, tres delincuentes sometieron a los guardias de una construcción y tras apoderarse de una camioneta, cargaron con una planta de energía y herramienta diversa en la colonia Nueva España, al sur de la ciudad.

El robo fue cometido alrededor de la una de la madrugada del lunes, en la avenida Garza Sada, entre la avenida Alfonso Reyes y Arroyo Seco.

Se estableció que al lugar llegaron tres sujetos, los cuales portaban cada uno de ellos un machete y sorprendieron a los guardias en la puerta principal de la construcción donde se cubrían de la lluvia bajo un toldo de lona.

De acuerdo a la investigaciones, los delincuentes los golpearon con los machetes y tras taparlos con bolsas de plástico, los obligaron a caminar hacía parte trasera de la construcción.

Sin dejar de amenazarlos con matarlos, los desconocidos los llevaron a empujones hasta ese lugar, donde los obligaron a tirarse al suelo, mientras ellos procedían a llevar a cabo el robo.

Durante varios minutos, los guardias escucharon, tirados sobre el lodo, los movimientos de los delincuentes que arrastraban la herramienta y la planta de energía.

Asimismo, les quitaron las llaves de una camioneta propiedad de la empresa constructora, en la cual cargaron todo lo robado.

Sin embargo, cuando se disponían a darse a la fuga, los delincuentes batallaron para echar a andar el motor de la misma.

Posteriormente salieron hacía la avenida Garza Sada y emprendieron la huida en dirección al norte.

Una hora después, los guardias que permanecieron encerrados en una bodega, lograron abrir a patadas la puerta de la bodega y lograr salir hasta la avenida, donde en varias ocasiones trataron de pedir ayuda a los automovilistas que pasaban por esa arteria.

La desesperación de uno de los guardias, hizo que lanzara un pedazo de varilla hacía la avenida tratando de que un taxi se detuviera.

Al no lograr su objetivo, ambos guardias comenzaron a correr sobre la banqueta hasta llegar a una plaza comercial ubicada a 200 metros del lugar.

En ese sitio, pidieron ayuda a los guardias de ese lugar, quienes les quitaron las esposas y posteriormente solicitaron ayuda a la policía de Monterrey.

Los policías municipales llegaron en cuestión de minutos hasta ese sitio y tras entrevistarse con los afectados desplegaron un fuerte operativo en toda esa zona, pero los sujetos no fueron ubicados.