MARCIAL PASARÓN
24 de noviembre de 2017 / 06:25 a.m.

MONTERREY.- Al filo de la media noche y tras 35 horas de búsqueda, personal de rescate y militares con perros adiestrados, localizaron los restos de Irma Barbosa López, a una profundidad de siete metros y en el área donde existía la cocina de su casa.

La mujer permanecía desaparecida desde las 1300 horas del pasado miércoles 22 de noviembre, cuando su domicilio colapso junto con tres casas mas en la colonia Antigua.

Los hechos ocurrieron debido a una excavación que se realizó cerca de las residencias para la construcción de lo que seria una plaza comercial sobre la avenida Lázaro Cárdenas.

Desde ese día, las corporaciones de rescate de Monterrey y la zona metropolitana se concentraron en ese lugar para iniciar los trabajos de rescate.

Durante el derrumbe de cuatro casas, trascendió que había seis personas desaparecidas, pero en el transcurso de las investigaciones se estableció que en el lugar murio Eliud Gonzalez Salazar, de 76 años de edad, mientras que su esposa quedó sepultada bajo toneladas de escombro.

La empleada doméstica de la casa de 47 años de edad Esthela Salazar Gamboa, fue rescatada con graves fracturas y trasladada primero a un hospital privado y posteriormente al Hospital Universitario.        

Desde la tarde del.miércoles, los rescatistas comenzaron a remover escombros, lozas de concreto, varilla y tierra en busca de la mujer.

Esta labor se prolongo durante 35 horas, hasta que a la media noche del jueves, el personal de Protección Civil del Estado dieron la noticia que el cuerpo habia sido encontrado.

El sub director operativo de PCE, Miguel Ángel Perales, informo que los restos fueron ubicados gracias a la participación de Migaja, una perra de cinco años, propiedad del ejercito, quien marcó el lugar.

Estableció que los restos fueron localizados a siete metros de profundidad en el área de la cocina y para ello se utilizó maquinaria para retirar poco a poco las pesadas lozas de concreto y varilla.

Tras lograr el rescate de la victima, el funcionario estatal descartó cualquier sospecha sobre otras posibles víctimas atrapadas en el lugar.

Sin embargo señaló que existe el riesgo de otros derrumbes en el área ya que la zona es inestable.

Luego de que personal de servicios periciales de la Agencia Estatal de investigaciones realizó las pesquisas en ese lugar, los restos fueron trasladados a las instalaciones del Anfiteatro del Hospital Universitario.

Mientras que la zona donde ocurrió el derrumbe quedo bajo el resguardo de la Procuraduría de Justicia.



mmr