REDACCIÓN
18 de agosto de 2016 / 12:46 p.m.

CADEREYTA.- Un joven que presuntamente estaba secuestrado fue asesinado de un balazo en la cabeza, al interior de un domicilio, en el municipio de Cadereyta.

El reporte se recibió alrededor de las 18:16 horas del miércoles, en la central de radio del C5, el cual fue hecho por un hombre que supuestamente había escapado de los secuestradores, el pasado martes por la noche.

En su denuncia, el plagiado señaló que en un domicilio ubicado en la colonia Jardines de Cadereyta, estaba una casa de seguridad, donde tenían secuestrado a un joven que había sido baleado porque intentó escapar.

Ante esto, elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y del Grupo Antisecuestros se dirigieron hasta la casa marcada con el número 122 de la calle Narciso, cruz con Antulio, e ingresaron a la vivienda.

Los elementos revisaron la casa y en uno de los cuartos encontraron el cadáver de un joven de aproximadamente 20 años, que estaba maniatado y con un balazo en la cabeza.

Durante las investigaciones trascendió que en la llamada que se recibió, el supuesto secuestrado reveló que el joven le dijo que se llamaba Daniel, pero no fueron revelados detalles como el tiempo que estuvieron privados de la libertad, ni de si son personas relacionadas con la delincuencia organizada.

Una fuente allegada a las investigaciones dijo que el denunciante señaló que el pasado lunes por la noche el joven Daniel intentó escapar de los plagiarios, pero éstos al percatarse lo sometieron, lo maniataron y le dieron un balazo.

Aseguró que el martes por la noche aprovechó un descuido de los delincuentes y se escapó de la casa de seguridad; por la mañana cuando vio la oportunidad, alertó a la Policía para que rescataran a Daniel, quien se veía mal herido.

El hecho provocó asombro entre los vecinos del sector, quienes señalaron que era constante ver entrar y salir personas en ese lugar, pero nunca se imaginaron que fuera una casa de seguridad.

La zona fue resguardada por los agentes ministeriales mientras los peritos realizaban las labores de recolección de evidencias en el interior de la casa, en tanto que el Ministerio Público levantaba el cadáver.

Ahora las autoridades esperan que familiares acudan al anfiteatro del Hospital Universitario a reclamar los restos, y conocer cómo y cuándo se realizó la privación ilegal de la libertad para establecer los probables móviles.