AGUSTÍN MARTÍNEZ
8 de septiembre de 2015 / 12:52 p.m.

Guadalupe.- Hace un año los vecinos de la colonia Tres Caminos, de Guadalupe, se conmovieron ante el dramático caso de la joven Rocío Domínguez Carrizales, de 28 años, quien fue encontrada carbonizada en el baño de su vivienda.

El esposo de la joven, identificado Braulio Fabián Hernández Rodríguez, de 34 años, está preso en el penal del Topo Chico y se encuentra en espera sentencia.

Este drama fue descubierto el 7 de septiembre de 2014 en una vivienda de la calle Dalia, en la colonia Tres Caminos.

Rocío y Fabián se conocieron en 2007 en un centro comercial donde ella laboraba. Se hicieron novios y se casaron a principios de 2009. Procrearon un hijo que ahora tiene seis años.

Se estableció que la pareja sostuvo una discusión el jueves 5 de septiembre del año pasado. Él la derribó de un golpe y en la caída quedó inconsciente.

Luego la llevó hasta el baño del segundo piso, donde presuntamente le roció gasolina y le prendió fuego y tras realizar su cometido se fue tranquilo a ver televisión. Dos días después la Policía encontró el cadáver.

Trascendió que Rocío padecía de los nervios y presentaba un cuadro de esquizofrenia. Además constantemente afirmaba que escuchaba voces, y eso ya tenía "harto" al esposo.

Familiares de Fabián afirmaron que él es inocente. Señalan que saben de un sospechoso que no ha sido investigado hasta ahora.

Por su parte, allegados a la víctima dijeron tener fuertes sospechas contra Fabián, pues constantemente discutía con su esposa.

Mientras el detenido espera sentencia, la joven descansa en el panteón Las Escobas, y su hijo permanece bajo el cuidado de los abuelos paternos.