21 de mayo de 2014 / 12:28 p.m.

Monterrey.- Una discusión entre una pareja estuvo a punto de terminar en tragedia, cuando la mujer atacó e hirió con un cuchillo al hombre, pero fue sometida por policías.

El problema se originó luego de que el afectado se negara a apoyar a una hija de su concubina, quien acababa de ser abandonada por el esposo.

Este incidente fue reportado alrededor de las 3:15 horas del miércoles en el número 1848 de la calle San Francisco, casi esquina con Pirineos, en la colonia Florida, al sur de la ciudad.

Como María de los Ángeles Villegas Ibarra, de 42 años de edad fue identificada la agresora, quien quedó detenida a disposición del Ministerio Público.

A ella le encontraron una pistola tipo revólver calibre .22 y dos cuchillos de cocina, con uno de los cuales atacó al hombre con el que vive en unión libre desde hace tres años.

El lesionado responde al nombre de Víctor Morales Cepeda, de 67 años, de profesión ingeniero y quien tiene problemas para desplazarse, por lo que utiliza silla de ruedas.

Se dio a conocer que desde la noche del martes María de los Ángeles estuvo tomando cerveza, mientras platicaba con Víctor en la sala de la vivienda.

De pronto, como a la 1:30 de la mañana llegó una de las hijas de la mujer, quien les pidió apoyo y al parecer alojamiento, pues se acababa de separar de su esposo y se sentía desamparada.

Morales Cepeda se negó a darle respaldo a la joven; se suscitó una breve discusión y las dos mujeres, madre e hija, se retiraron a la casa de la segunda.

Menos de dos horas después regresó Villegas Ibarra, quien siguió tomando y, al calor del alcohol, volvió a discutir con su pareja.

Ella tomó los cuchillos y atacó al ingeniero, causándole una herida en el pecho y otra en el brazo, además de que presuntamente intentó agredirlo con la pistola.

Para fortuna del afectado, durante el forcejeo y mientras estaba la puerta abierta, oficiales de la Policía de Monterrey pasaban por la calle San Francisco y observaron el incidente.

De inmediato y en medio del escándalo que despertó a los vecinos, los preventivos lograron someter a la señora y pusieron a salvo a Morales Cepeda.

En ese momento solicitaron también el apoyo de socorristas de la Cruz Roja Metropolitana, quienes auxiliaron a la persona herida y la trasladaron al hospital de Zona número 21 del Seguro Social.

Dentro y fuera de la vivienda quedaron los estragos de la “batalla”: botellas y latas de cerveza, macetas despedazadas, manchas de sangre y desorden en general.

Agustín Martínez