29 de octubre de 2014 / 01:30 a.m.

García.- Habitantes de un sector de la colonia Valle de Lincoln, en García, se encuentran tristes y preocupados, pues uno de los lesionados más graves en el accidente del camión de personal, es su vecina Mercedes Bustos Torres.  La mujer de 42 años, obrera en la empresa Mahle, sufrió graves fracturas en la cara cuando viajaba en el asiento inmediato posterior al del chofer.

Permanecía estabilizada en el hospital 21 del Seguro Social, y se manejaba la posibilidad de cambiarla a la clínica San Jorge, ubicada en el centro de Monterrey.

Reportes médicos establecieron que Bustos Torres resultó con fractura tipo Le Fort, que implica lesiones severas en el tercio medio del rostro, a la altura del maxilar superior y el tabique nasal.

De acuerdo con los datos, requerirá probablemente múltiples cirugías y reconstrucción, pues prácticamente perdió la cara al momento del percance.

La trabajadora habita en una humilde casa de la calle Acrópolis, de la colonia Valle de Lincoln, donde es apreciada por sus vecinas.

Ellas se mostraron preocupadas y tristes por lo ocurrido, pues describieron a Mercedes como una persona muy trabajadora y dedicada a su hogar.

La mujer tiene cuatro hijos. Los dos mayores son casados, y junto con su esposo, Jesús Martínez, logra sacar adelante a sus dos hijas menores, de 16 y 8 años, respectivamente.

Su marido también viajaba en el camión de transporte de personal, y sufrió traumatismos en ambas piernas, aunque se encuentra fuera de peligro.

Este percance ocurrió poco antes de las 6:00 horas del lunes en el kilómetro 9 del Libramiento Noroeste, en el municipio de García.

El vehículo de la línea SIR (Servicio Industrial Regiomontano) circulaba hacia la empresa Mahle, donde más de 30 trabajadores iniciarían su jornada.

Antes de entrar a una curva y en medio de una densa neblina, el autobús chocó brutalmente por alcance contra un tráiler de doble remolque, que transportaba garrafas de agua.

El total de 32 ocupantes del camión resultaron lesionados, entre ellos el propio operador, Erick Alfredo Márquez Morales, de 34 años y quien permaneció prensado casi dos horas, hasta que los socorristas lograron rescatarlo.

Además de Márquez Morales y la señora Mercedes, aún se encuentran delicados otros dos trabajadores: Gloria de la Cruz Téllez, de 36 años, y Amado Martín García Cabrera, de 32.

La gran mayoría de los pasajeros afectados fueron dados de alta en el transcurso del lunes y martes, al haber resultado sólo con golpes diversos.

FOTO: Agustín Martínez/Especial

AGUSTÍN MARTÍNEZ