AGUSTÍN MARTÍNEZ
19 de octubre de 2017 / 07:31 p.m.

APODACA.- La estilista que resultó con una herida de bala en la pierna al ser atacada durante un asalto en Apodaca se encuentra estable de salud, y podría ser dada de alta en el hospital en las próximas horas.

Al mismo tiempo, los elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones tratan de allegarse datos y pistas que permitan identificar y detener a los responsables del ilícito.

Informes policiacos precisaron que la afectada, María de Jesús Gallardo Hernández, de 34 años de edad, se encuentra fuera de peligro, pues el proyectil de arma de fuego no le afectó de manera grave.

Trascendió que los agentes ministeriales han entrevistado a varios vecinos y trabajadores de aquella zona, además de revisar los videos de negocios cercanos, con el fin de descubrir a los agresores.

Las autoridades no descartan que los maleantes radiquen en alguna de las colonias de los alrededores o cercanas a Huinalá, por lo que continúan indagando en aquella zona.

La Policía confirmó que en el atraco los desconocidos lograron apoderarse de un teléfono celular y un sobre que contenía 2 mil 400 pesos, dejando en el lugar al menos dos bolsos para dama con diversas pertenencias.

Este incidente ocurrió a plena luz del día el pasado miércoles, en el negocio “Estética Mary Gallardo”, que se localiza en las calles Independencia y 16 de Septiembre, en la colonia Valle de Huinalá, en Apodaca.

Aprovechando la escasa o nula vigilancia policiaca dos delincuentes irrumpieron en el lugar, y uno de ellos amagó con una pistola a la propietaria y a tres clientas.

Los maleantes, descritos como de complexión robusta u obesa, insistían en saber dónde estaba el dinero, a lo que las mujeres les respondieron que llevaran sus bolsos.

Durante el atraco se escuchó una detonación, que provocó histeria entre las afectadas, una de las cuales sufrió una herida en la pierna izquierda.

Finalmente los sujetos encontraron sobre una vitrina un sobre de papel que contenía el efectivo, por lo que se retiraron corriendo, no sin antes apoderarse también de un celular.


dezr