10 de octubre de 2014 / 11:01 p.m.

Monterrey.- La Procuraduría de Justicia logró la primera sentencia condenatoria en el primer juicio de uno de los delitos graves que se incluyó el pasado mes de abril en el Código de Procedimientos Penales del nuevo sistema acusatorio.

Esa sentencia de seis años de prisión fue notificada este viernes a Marco Antonio García Sánchez, de oficio payaso, quien fue considerado culpable del delito de equiparable a la violación.

Los tres integrantes del juzgado colegiado que encabezaron el juicio resolvieron que la Procuraduría de Justicia acreditó plenamente la responsabilidad de García Sánchez como agresor sexual de una joven de 22 años, que padece de sus facultades mentales.

Advirtieron que a dicha condena se le deben restar los 272 días que Marco Antonio ha permanecido en las celdas de la Policía de Monterrey, donde cumplía la medida cautelar de cárcel preventiva que se le aplicó el pasado mes de enero, cuando fue detenido.

Los juzgadores consideraron que durante el juicio que se prolongó por 20 horas, distribuidos en tres audiencias, se demostró que la afectada tiene una edad mental de 12 años y un coeficiente intelectual de 55 a 60 por ciento, con el cual cualquier persona puede percibir que padece de retraso.

Llegaron a esa conclusión después de escuchar a, por lo menos, 35 testigos que presentó la agente del Ministerio Público que integró la carpeta judicial de caso, como la defensa de García Sánchez.

Entre esos testigos estaban los peritos oficiales que analizaron a la afectada y uno que presentó la defensa, los cuales coincidieron que no tiene capacidad de decisión.

Con eso, los jueces descartaron la versión de Marco Antonio García Sánchez, quien el pasado 12 de enero, cuando fue detenido, aseguró que la afectada aceptó acompañarlo a un hotel de centro de Monterrey, después de que concluyó una función callejera de las que acostumbraba a realizar en el área del Paseo Santa Lucía.

Tras ser notificado de la resolución final, García Sánchez fue trasladado de inmediato al Cereso de Cadereyta, donde, según trascendió, él mismo pidió cumplir su condena.

FOTO: Redacción

REDACCIÓN