IRAM OVIEDO
14 de abril de 2016 / 04:42 p.m.

Guadalupe.- Dos meses han pasado de que el menor Jonathan Guiseppe Ávila Villalón, de 16 años de edad, cayó en una cisterna abierta en el interior de una secundaria cuando iba por un balón, en la clase de educación física, quebrándose un brazo, y ninguna autoridad de la Secretaría de Educación le hace caso, dejándolo en el olvido.

El incidente ocurrió el pasado 8 de febrero en la secundaria número 88 “Licenciado José Vasconcelos”, ubicada en la colonia Zozaya, en Guadalupe, en el turno vespertino.

Pero ni la directora del turno matutino, Narcedalia Arizpe Ovalle, ni el profesor del vespertino, Gonzalo Villalobos Padilla, han hecho caso a la señora María Luisa Villalón Hernández, madre del jovencito.

Sin contar con las mínimas medidas de seguridad, esa obra inconclusa desde hace cuatro años, sigue abierta ante el peligro del resto de los estudiantes.

De ser víctima, ahora Jonathan Guiseppe es mal visto por el director, ya que un compañero de él le quitó un gas lacrimógeno que llevaba para su seguridad, lo accionó y afectó a los de su salón.

La señora María Luis Villalón denunció de manera pública lo anterior, porque ahora a su hijo sólo le dan entrada a la secundaria para que lleve algunos trabajos y presente exámenes, pero no a las clases, además de que amenazan con expulsarlo.

El menor sufrió fractura de su brazo izquierdo y golpes en diferentes partes del cuerpo, siendo rescatado de una profundidad de tres metros por paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana y personal de Protección Civil.

Pero los gastos médicos y la pérdida de clases, aunado a los malos tratos del director, hacen que la madre se encuentre desesperada.
Aunado a lo anterior, tras la queja ante la Región 6 de la SEP, cuyo titular es el profesor Rodela Alemán, tampoco ha tenido respuesta favorable.

Jonathan Guiseppe se recupera poco a poco, pero en su mente está quedando el olvido de las autoridades, los malos tratos que sufre su madre por parte del director Gonzalo Villalobos y la amenaza de perder el año por no asistir a clases, por lo que espera se haga justicia en una obra inconclusa y de peligro, dentro de una escuela secundaria.

menor cayó cisterna