4 de enero de 2014 / 12:41 a.m.

San Nicolás de los Garza.- Una serie de explosiones en al menos de tres a cinco alcantarillas, pusieron en alerta a varios vecinos de San Nicolás de los Garza, luego de que al parecer un menor de 13 años tronara un cohete cerca de una cloaca de la empresa Gas Natural.

Los hechos donde por fortuna no hubo lesionados ni daños a particulares, ocurrieron en la calle Gustavo Sada, entre Roberto Garza Sada y Oscar Arizpe, en el segundo sector de la colonia Industrias del Vidrio, en el citado municipio.

En un mercado sobre ruedas la gente compraba diversos productos, mientras los vecinos estaban en su respectivo domicilio.

No se sabe la identidad del menor, pero este tronaba algunos cohetes, hasta que cayó uno cerca de una alcantarilla, lo que presuntamente provocó la explosión en serie, en dirección de oriente a poniente, de esquina a esquina.

Así lo relató Nallely Garza.

“Yo estaba en el mercado y el niño tronaba los cohetes, quiero suponer que eso provocó la explosión porque comenzó una alcantarilla, luego la otra y la otra, la verdad yo corrí y también la gente, nos asustamos mucho”, expresó.

Aseguró que ya tenían cerca de un año reportando fuga de fluido en ese sitio, pero la empresa Gas Natural nunca acudió.

El señor Julio Rodríguez estaba laborando en el interior de la iglesia La Resurrección del Señor, cuando escuchó las detonaciones.

“Estaba trabajando, se escucharon unos tres zumbidos, luego se fue la luz porque una línea se dañó”, mencionó.

Las tapas de las alcantarillas salieron volando, cayendo cerca de algunos vehículos estacionados, parte de la tierra se abrió en la zona de la banqueta, pero no hubo personas lesionadas.

Luego del incidente, arribaron elementos de Protección Civil y Policías de San Nicolás de los Garza, con el fin de acordonar la zona.

Al poco rato llegaron cuadrillas de Gas Natural para realizar las indagaciones necesarias, con el fin de reparar el daño.

La gente se mantuvo siempre a la expectativa, ante el temor de que sucediera alguna otra explosión que pudiera dañar su integridad física.

Sin embargo, fueron avisados de que el área estaba muy bien ventilada y no había peligro alguno para ellos.

Por lo pronto, este viernes tres de enero será inolvidable para ellos, luego de que no habían vivido una experiencia así, de la detonación en serie de al menos tres a cinco alcantarillas, que provocaron pánico e incertidumbre entre la gente de la calle Gustavo Sada.

Iram Oviedo