MARCIAL PASARÓN 
31 de marzo de 2017 / 06:14 a.m.

CADEREYTA.- La explosión de una toma clandestina en un polidúcto de PEMEX, dejó como saldo dos delincuentes muertos. 

El estallido que generó pánico entre los pobladores del ejido Rancho Viejo y de San Juan, ocurrió alrededor de las 21:40 horas del jueves.

Tras el siniestro, unidades de la Policía Municipal de Cadereyta, así como bomberos y personal de Seguridad Física de PEMEX, se movilizaron hasta el lugar.

De acuerdo a las investigaciones, la explosión sobrevino cuando el ducto de gasolina, ubicado a 50 kilómetros de la refinería, era ordeñado por un grupo de delincuentes.

Al ocurrir la explosión, uno de los presuntos ladrones murió calcinado a unos cuantos metros dela toma clandestina.

Asimismo, uno de sus cómplices sufrió quemaduras en el 90 por ciento del cuerpo, por lo que fue llevado de inmediato al hospital de Petróleos Mexicanos en esa ciudad, pero murió horas después.

El lesionado fue encontrado tirado por personal paramédico de Protección Civil de ese municipio.

Mientras que el herido fue identificado como Eduardo Daniel Betancurt Martínez, la primer víctima permanece sin ser identificado.

En la escena del siniestro quedó completamente calcinada un camión de tres y media tonelada con placas 42-AA-3U, en el cual transportarían la gasolina.

Tras ocurrir la explosión, las llamas alcanzaron una altura de más de 10 metros y aunque las válvulas fueron cerradas de inmediato, hasta las tres de la madrugada el fuego continuaba.