27 de marzo de 2014 / 06:20 p.m.

Apodaca.- Seis personas con irritación en su nariz, ojos o garganta, fábricas evacuadas, cierre de avenidas y gran movilización de los cuerpos de auxilio, provocó la explosión de un contenedor con mil litros de hidrógeno de amoniaco, que iba en la caja de un camión de redilas, en Apodaca.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 10:40 horas en la entrada del Parque Industrial Stiva, sobre la carretera Miguel Alemán, en el citado municipio.

Como presunto responsable fue señalado el chofer Víctor Manuel Tovar Flores, que manejaba una unidad con razón social "Amoníaco Nacional S.A. de C.V.", con domicilio comercial en el Parque Industrial de Escobedo.

El director de Protección Civil de Apodaca, Alejandro Zúñiga Alarcón, informó que recibieron el reporte y de inmediato, en coordinación con el personal del Parque Stiva, siguieron el protocolo en casos de emergencia, que siempre han realizado.

"Uno de ellos (de los contenedores) explotó, por lo que el líquido se derramó, recibimos el reporte y al llegar encontramos esa situación, por lo que se llevaron a cabo las acciones pertinentes por la fuga del amoníaco", mencionó.

Lo primero que se hizo fue que los trabajadores de al menos tres empresas se protegieran y salieran de las mismas hacia la parte trasera u oriente del parque, pero conforme pasaban los minutos, por lo menos seis de ellos fueron llevados para su atención a la clínica número 67 del Seguro Social.

Elementos de Policía y Tránsito cerraron el retorno del paso a desnivel del Parque Stiva, por lo que se formó un enorme caos vehicular, pero era necesaria esa acción para evitar un incidente.

Después fue llegando el personal de Protección Civil de Apodaca y del Estado, Bomberos de San Nicolás y de Nuevo León, así como del Ejército Mexicano.

Luego se enteraron que un contenedor y un tanque se dañaron, lo que provocó que el amoniaco se dispersara sobre el pavimento, provocando el fuerte olor, dijo Jorge Camacho Rincón, director de Protección Civil del Estado.

"Sí, el amoniaco provoca irritación en la nariz, los ojos, la garganta, pero este estaba diluido en un 28 por ciento, lo que hizo que no hubiera tanto problema en la zona", explicó.

El personal de las fábricas fue aislado de la zona de manera ordenada, cumpliendo con los protocolos.

Alrededor de las 14:30 horas todo volvió a la normalidad, luego de que los elementos de auxilio controlaran la situación y dejaran todo en orden, sin incidentes qué lamentar.

Iram Oviedo