23 de junio de 2014 / 12:27 a.m.

Monterrey.- Giovanni Paredes, era el corazón de su casa, sin embargo, el chofer que lo atropelló dejándolo sin vida arrebató a su madre lo que ella más amaba.

El pequeño, que falleció en la colonia Rincón de las Mitras en Santa Catarina, era el tercero de tres hijos de Nohelia Paredes, una madre soltera que con esfuerzo trata de dar una vida más decorosa a sus hijos en un pequeño tejabán.

Doña Nohelia señala que pidió a su hijo un encargo en la tienda de abarrotes cercana, pero un grito de los vecinos apenas cinco minutos después los sorprendió, encontrándose con la trágica escena.

Según la madre del menor, el conductor responsable vive incluso a unas cuadras de donde ocurrió el percance, sin embargo entregó la unidad a la empresa donde laboraba y abandonó su hogar, pues nadie responde en su domicilio.

Su abuelo, Victoriano Paredes, relata que de pequeño Giovanni lo acompañaba al rancho, donde le ayudaba en la yunta primero observando, y luego queriendo sembrar con tal de que la familia tuviera que comer.

Al ser de bajos recursos, el cuerpo del menor fue velado a unas cuadras del percance, en la casa de la tía de Giovanni, para ser sepultado en el panteón municipal de Santa Catarina la tarde de este domingo.

La familia espera que el responsable aparezca y de la cara pues el hogar de la familia Paredes no volverá a ser el mismo sin el pequeño Giovanni.

FOTO: Archivo

ISRAEL SANTACRUZ