AGUSTÍN MARTÍNEZ
8 de abril de 2015 / 08:57 a.m.

MONTERREY.- A los 59 años la vida de Félix giraba en torno a la música. Desde hacía décadas ejecutaba, con la misma habilidad, tanto la guitarra como el bajo eléctrico.

Fue después de un ensayo hubo ingesta de bebidas alcohólicas, que el músico perdió la vida en circunstancias poco claras para la familia.

El informe policial detalló que, aparentemente, el hombre cayó en forma accidental de una escalera metálica de caracol, cuando se disponía a retirarse.

Sin embargo, los deudos del músico, principalmente sus hermanos, desean que las autoridades agoten la investigación y esclarezcan los hechos, pues no descartan que lo hayan empujado o inclusive hasta golpeado.

Félix Guardado Contreras habitaba a unos metros de la plaza ubicada en la calle María de Jesús Candia, de la colonia Álvaro Obregón, en Monterrey.

fallece músico
El día que murió se reunía con seis personas, con quienes solía ingerir bebidas alcohólicas | AGUSTÍN MARTÍNEZ

Regularmente acudía a ensayar piezas de música regional con un grupo de amigos, a un inmueble que alberga un taller de figuras de yeso, ubicado en las calles Los Trejo y Los Treviño, en la colonia Paso del Águila.

Allí se reunía con cinco o seis personas, con quienes solía ingerir bebidas alcohólicas, a veces hasta altas horas de la madrugada.

El cuerpo de Guardado Contreras fue velado en una funeraria de Lincoln y San José, y la tarde del martes recibió cristiana sepultura en un panteón del poniente de la ciudad.

A los familiares de la víctima les pareció extraño que ninguno de los músicos con los que ensayaba Félix se presentara durante los funerales.

Ellos manifestaron que su ser querido presentaba golpes visibles en la cabeza y en la cara. Tienen serias dudas en torno a la conducta de los acompañantes.

Desean que el Ministerio Público agote las indagatorias y confirme o descarte la versión de la caída accidental.

Fallece músico
Ahora la guitarra que fielmente acompañó durante años a Félix ha quedado en silencio | AGUSTÍN MARTÍNEZ

Una persona allegada a los deudos expresó que el músico estaba acostumbrado a subir y bajar por las referidas escaleras de caracol; conocía bien el lugar y les parece extraño que hubiera perdido pisada, a pesar del probable estado de ebriedad.

A la víctima le sobreviven cuatro hijos, todos mayores de edad. Su infancia y juventud las vivió en la colonia Independencia, y tenía años habitando en la colonia Álvaro Obregón.

De esa manera, la guitarra que fielmente acompañó durante años a Félix ha quedado en silencio. Sus notas no se escuchan más, pues el hombre, que estaba próximo a cumplir 60 años, estará tocando desde ahora en algún lugar del cielo.