AGUSTÍN MARTÍNEZ
19 de mayo de 2015 / 08:15 a.m.

Montemorelos.- A todos en la comunidad Los Laureles, del municipio de Montemorelos, les parecen extrañas las circunstancias en las que murió el jornalero Ricardo Mario Leal Reyes.

Nadie se explica cómo la víctima llegó hasta el sitio donde fue encontrado sin vida, y destrozado por los múltiples impactos de los vehículos.

Familia pide investigación, no cree en versión oficial
La comunidad de Los Laureles siente extrañas las cirscunstancias de muerte del joven| AGUSTÍN MARTÍNEZ

La suegra del joven de 27 años, la señora Paulina Reyes, comentó que la última vez que lo vieron fue la noche del lunes 11 de mayo.

Aquel día Ricardo salió con su compadre Adrián Torres Rodarte, quien también radica en Los Laureles, asentamiento ubicado en el kilómetro 222 de la Carretera Nacional.

Se dirigieron a una cantina denominada "El Picochulo", que se localiza a más de dos kilómetros rumbo al río Ramos.

Durante el martes y miércoles los familiares echaron de menos a Ricardo. Acudieron a la Presidencia Municipal y a los puestos de auxilio, sin obtener resultados.

Familia pide investigación, no cree en versión oficial
El día de la desaparición de Ricardo, se dirigió haciaEl Picochulo a dos km del Río Ramos| AGUSTÍN MARTÍNEZ

La mañana del martes, a tres kilómetros de Los Laureles, en la congregación Canoas, se había reportado el hallazgo de un cuerpo destrozado en uno de carriles hacia Monterrey.

Fue hasta el viernes 15 cuando los deudos identificaron los restos en el Servicio Médico Forense (Semefo) de Monterrey.

Un tatuaje con la palabra "Yoana", y otro de la figura de "Piolín", que la víctima tenía en las pantorrillas, fueron determinantes para que sus familiares lo reconocieran.

Pero en ellos creció la duda en torno a la forma en que pudo haber fallecido Ricardo Mario.

La autopsia reveló que la causa del fallecimiento fue una contusión profunda de las vértebras cervicales.

Aunque dichas lesiones pudieron tener su origen en un accidente vial tipo atropello, para los deudos es posible que lo hayan asesinado.

Por tal motivo exigen a las autoridades una investigación seria y eficaz, pues consideran que Ricardo no tenía ningún motivo para estar en la zona de Canoas.

Leal Reyes trabajaba en una granja avícola en las afueras de Los Laureles. Dejó tres hijos de 10, 7 y 5 años de edad.

Su esposa Yoana Margarita González Reyna, de 29 años y quien tiene un embarazo de ocho meses, labora en una fábrica de hilos en congregación Canoas.

El jornalero fue encontrado sin vida y destrozado, alrededor de las 7:30 horas del martes 12 de mayo en el kilómetro 218 de la Carretera Nacional.

Los restos estaban desnudos y las prendas de vestir sobre el pavimento, aunque se supone que eso ocurrió a causa de los impactos y el arrastramiento de los vehículos.