AGUSTÍN MARTÍNEZ
10 de octubre de 2015 / 07:32 p.m.

Monterrey.- El policía de Fuerza Civil Irving Jiménez Galicia, de 24 años, acusado de asesinar a un instructor de golf, abandonó el pasado lunes el penal de Cadereyta tras obtener un amparo contra el auto de formal prisión.

Tras la liberación del supuesto responsable, los familiares del golfista, que fue asesinado hace un año por policías estatales, se encuentran indignados y sumamente contrariados.

Tras el cambio de Gobierno, pidieron a las autoridades retomar el caso, investigar debidamente y aplicar la ley, pues no desean que el hecho quede impune.

"Queremos justicia para mi hermano. Allí están los expedientes. Allí está todo. (Sobre) Las trayectorias de las balas, ninguna iba a las llantas; todas iban sobre el cuerpo de mi hermano. ¿Dónde está, o quien es el responsable, si no fue este señor?", cuestionó Norberto García Sánchez.

El pasado lunes, el policía de Fuerza Civil abandonó el penal del Cadereyta tras obtener un amparo contra el auto de formal prisión.

Él enfrentaba cargos por el homicidio del joven Rolando García Sánchez, de 32 años, y quien fue víctima de un ataque injustificado en agosto del año pasado en la Carretera Nacional frente al fraccionamiento El Sabino, en el sur de Monterrey.

golfista
Irving Jiménez Galicia, acusado de asesinar a Rolando García Sánchez, abandonó el penal del Cadereyta tras obtener un amparo | AGUSTÍN MARTÍNEZ

Ahorita el sentimiento es de coraje e impotencia contra autoridades que no aplican la justicia.

"Están muy mal, para empezar, porque el señor es un servidor público. ¿Y por ser un servidor público va a salir libre? O sea… ¿cuántos son? Son siete. ¿Dónde están los demás? Todos dispararon. ¿Dónde están los demás?", cuestionó Norberto.

La madre del golfista, María Soledad Sánchez Valdez, considera extraño que la liberación se haya dado justo en el cambio de Gobierno. Pidió a Jaime Rodríguez que interceda y los apoye, para que el crimen de Rolando no quede sin castigo.

"Yo lo único que te quiero pedir, Jaime, es que nos ayudes con este caso. Es un caso muy triste, muy pesado. Como madre, lo único que te pido es justicia", señaló.

Al mismo tiempo que la señora decía esas palabras, el comisario de Fuerza Civil, Felipe de Jesús Gallo Gutiérrez, anunciaba en Twitter su salida de la corporación.

Sánchez Valdez repudió la actuación del jalisciense, quien siempre les prometió apoyo legal y material, tras el brutal atropello y abuso policiaco.

"Es una persona sin palabra (Felipe Gallo). Tengo más palabra yo que ese hombre. Y te lo digo, Gallo, te lo estoy diciendo: No sirves para ser un comandante, porque tienes puros asesinos", puntualizó el ama de casa.