YADITH VALDEZ Y AGUSTÍN MARTÍNEZ
30 de julio de 2015 / 11:57 a.m.

Monterrey.- Una vez más la tragedia se hizo presente en la Carretera Libre a Reynosa. La tarde del miércoles cobró factura en el municipio de Cadereyta y dejó el vacío de una madre y dos niños en una familia regiomontana.

A las 14:00 horas se registró un choque frontal entre un autobús y un automóvil sobre el kilómetro 24 de la citada arteria en donde tres personas murieron de manera fatal y otras cinco resultaron gravemente lesionadas.

El fatal percance sobrevino cuando la conductora del coche perdió el control del volante e invadió carriles contrarios donde se impactó contra la pesada unidad, accidente que terminó con su vida y la de los menores.

Las víctimas, quienes habitaban en la colonia Valle del Roble, en Cadereyta; fueron identificadas como Cristian Yael López Téllez, de 2 años; Ángel de Jesús López Muñoz, de 12 y Adela Téllez Díaz, de 18, quienes se desplazaban cerca de los límites con Juárez y menos de un kilómetro del cuartel de Fuerza Civil.

Las personas fallecidas viajaban en un automóvil tipo Cutlas color azul metálico, el cual portaba las placas de circulación SFS-2829 del estado de Nuevo León. En esta unidad viajaban dos mujeres que eran acompañadas por el niño y el adolescente, de todos ellos sólo San Juana Cortes Medrano logró sobrevivir, pero se debate entre la vida y la muerte en una cama del Hospital Universitario.

El vehículo Cutlas circulaba hacia el poniente, es decir, de Cadereyta a Juárez, y chocó de frente contra un autobús de la línea Inter-Enlace, con número económico 4000, el cual era conducido por Alejandro Palacios, de 40 años, quien es reportado como grave.

De acuerdo con las primeras averiguaciones policiacas, el auto registró una falla en la dirección o en la suspensión, por lo que la conductora perdió el control del volante y el automóvil se proyectó contra el autobús, cuyo operador no pudo evitar el impacto.

Tras el fuerte y desigual encontronazo, el automóvil materialmente se desintegró: el motor quedó a unos 10 metros, mientras el coche quedó convertido en chatarra.

de Cadereyta
El fatal percance sobrevino cuando la conductora del coche perdió el control del volante e invadió carriles contrarios donde se impactó contra el autobús | AGUSTÍN MARTÍNEZ

Dentro de la unidad quedó lesionada la mujer que viajaba en el asiento del copiloto, mientras que la conductora y los menores quedaron sobre el pavimento tras desbaratarse el coche.

Los automovilistas que pasaban por el sitio se sorprendieron al ver el aterrador cuadro, principalmente en lo que respecta al pequeño que quedó sin vida.

Para dar paso a la labor de las autoridades investigadoras se ordenó el cierre total de la carretera, ocasionando con ello serio congestionamiento vial en ambos extremos, tanto del lado de Cadereyta como de Juárez.

Ante esa situación, los automovilistas y transportistas tuvieron que utilizar la autopista de cuota, que registró largas filas al ser la única opción viable.