REDACCIÓN
17 de marzo de 2016 / 07:57 a.m.

Monterrey.- La audiencia intermedia, en la que se definiría la fecha del juicio final en contra de los dos presuntos responsables de la masacre ocurrida en la distribuidora de cerveza en García, se suspendió a petición de uno de los defensores que espera la resolución de dos amparos que promovió.

Con la cancelación de la audiencia también quedó suspendido el conteo del plazo legal con el que cuentan para el desahogo y conclusión del juicio, así como el de la medida cautelar de prisión preventiva que cumplen Francisco Javier Rosales Monita y Jesús Jonathan González Mendoza, quienes permanecen recluidos en el Cereso de Cadereyta.

Fue el abogado particular de Rosales Monita quien solicitó la suspensión por el amparo que le promovió a su esposa Aramita Guerrero Mendoza, en el cual espera que las autoridades federales resuelvan la suspensión del procedimiento que le negaron en el fuero común, así como la revocación de vinculación a la que están sujetos Rosales Monita y su esposa.

Aramita Guerrero fue detenida junto con su esposo y permanece en las celdas de la policía de Monterrey, porque le iniciaron una carpeta judicial por delitos contra la salud y se acumuló a la del multihomicidio.

La audiencia se reprogramó para el próximo 25 de mayo y ese día, a petición de su defensor, se definirá si Jesús Jonathan González separa su juicio de sus coacusados.

LA MASACRE

Diez personas fueron ejecutadas en el interior de la bodega de una distribuidora de cerveza, ubicada en el bulevar Heberto Castillo y Sor Juana Inés de la Cruz, en la colonia Mirador de García.

Los hechos ocurrieron el 19 de junio de 2015 a las 14:00 horas cuando un grupo de hombres armados llegaron al lugar a bordo de una camioneta negra y exigieron dinero a los trabajadores, a quienes después acribillaron a balazos.

En el negocio murieron siete hombres y tres más, en estado grave, fueron trasladados al Hospital Universitario, pero fallecieron cuando recibían atención médica.