MARCIAL PASARÓN
29 de abril de 2015 / 11:18 p.m.

Guadalupe.- El plagio de un comerciante de automóviles en el municipio de Guadalupe, provocó una intensa movilización de policías municipales, quienes lograron frustrar el secuestro cuando los delincuentes circulaban sobre la avenida Eloy Cavazos.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 12:30 horas del miércoles, en un negocio de venta de automóviles ubicado sobre la misma arteria.

De acuerdo a las primeras investigaciones, al local llegaron varios sujetos armados a bordo de una camioneta tipo lobo y un automóvil Bora en color gris con placas de circulación SLY-36-83.

A pesar del hermetismo con el cual la policía ministerial ha manejado este caso, trascendió que el comerciante de automóvil se encontraba en su oficina cuando fue sorprendido por los delincuentes.

Trascendió que el comerciante fue subido a empujones por los sujetos, quienes vestían de negro, al automovil Bora y emprendieron la huida por la avenida Eloy Cavazos hacía el oriente.

Sin embargo, una llamada a las instalaciones de la policía municipal alertó a los patrulleros que recorren ese sector y a los agentes de la policía municipal.

En cuestión de minutos, los efectivos lograron ubicar circulando por esa arteria el vehículo color gris, donde llevaban al comerciante plagiado.

A bordo de varias patrullas y con armas de alto poder, los patrulleros lograron dar alcance a los plagiarios, a quienes toparon en el cruce con la calle Joaquín Padilla.

Hasta el momento la información que se ha proporcionado es que los dos delincuentes lograron descender del auto y escaparon corriendo hacía el interior de la colonia Villa Olimpica.

Sin embargo otra versión de los hechos aseguran que los delincuentes fueron apoyados por otros desconocidos a bordo de una camioneta tipo lobo que iba circulando detrás de ellos.

Asimismo, en la escena donde ocurrieron los hechos, algunos testigos, entre ellos comerciantes de la zona, revelaron que se alcanzaron a escuchar detonaciones de arma de fuego, pero esto no fue confirmado por las autoridades.

Sobre el pavimento de la avenida quedó el automóvil Bora el cual tenía la parte frontal y trasera completamente destrozados.

Metros antes quedaron piezas de la carrocería tirados y la zona fue acordonada por elementos municipales y de la Agencia Estatal de Investigaciones.

Las investigaciones realizadas en ese lugar por personal de Servicios Periciales de la Procuraduría de Justicia, provocaron que la vialidad quedara cerrada durante cuatro horas.

Los peritos de la Procuraduría de Justicia, revisaron el interior del automóvil, asimismo recabaron huellas en el volante y otras partes del interior del automóvil.

Minutos después de que los recolectores de evidencias terminaron su labor, el auto fue trasladado en una grúa hasta las instalaciones de la Agencia Estatal de Investigaciones.