ISRAEL SANTACRUZ
7 de agosto de 2015 / 10:46 a.m.

San Nicolás.- La madrugada de este jueves, dos hombres uno de ellos buscado por el gobierno estadunidense por homicidio, escaparon de las celdas municipales del Cedeco de San Nicolás.

Su salida, según las primeras versiones, indica que fue con una segueta para salir de su celda, y posteriormente de las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública nicolaíta, mismas en la que se encuentran los oficiales, pero ¿por dónde realmente salieron Édgar Mario Meza Oyervides y Alejandro Solís García o Víctor Manuel Palomo?

Pensar salir por la parte frontal del edificio luce una tarea titánica e imposible. La puerta principal es resguardada por dos elementos armados, sin contar con que sobre la misma calle hay entrada y salida de unidades con policías.

Aunado a lo anterior, el área es fuertemente vigilada por al menos nueve cámaras de vigilancia. Cinco de ellas se ubican a casi una cuadra de la entrada a la corporación y buscan obtener imágenes prácticamente de cualquier punto. Frente a la salida tres cámaras apuntan a todo ángulo, y una cámara más en la acera de enfrente muestra un panorama completo del recinto.

Se fugan dos reos del Cedeco de San Nicolás
Su ausencia fue notada a las 4:00 horas del jueves, pero las autoridades lo dieron a conocer tres horas después | ESPECIAL

Sin embargo, quizá no fue por el frente donde escaparon. Las primeras versiones indicarían que los dos internos saldrían del Cedeco por la puerta trasera sin ser vistos por el personal o las cámaras de vigilancia.

En la parte trasera se ubica un campo de futbol de varios metros de largo, sin embargo, es en esta parte trasera donde no se observan más que dos puertas. Una de ellas se ubica justo bajo una torre de vigilancia que a su vez cuenta con la única cámara en dicho sector. Esta puerta es custodiada día y noche por un elemento de policía y se encuentra cerrada por dentro.

Se fugan dos reos del Cedeco de San Nicolás
Alejandro Solís García o Víctor Manuel Palomo es acusado en Texas por el delito de homicidio | ESPECIAL

Sin embargo a un costado del inmueble se observa una pared de no más de dos metros y medio con un portón escasos centímetros más chico. A su paso también se ubica una malla ciclónica en completo abandono e incluso a medio derribar.

Sobre la orilla de este costado diversos árboles de gran tamaño, aunado a gradas para las canchas deportivas y la escasa iluminación por la noche, serían el escenario perfecto para una fuga, hasta cruzar los poco más de 200 metros para llegar hasta el límite de la propiedad, que es fácilmente escalada hasta llegar a la avenida Sendero, que marca los límites de San Nicolás y Escobedo.

Si bien la autoridad municipal no ha emitido mayor información de lo que han captado las cámaras de vigilancia, ahora será la Procuraduría General de Justicia del Estado quien realice las indagatorias pertinentes y finque las responsabilidades a elementos municipales si hay evidencia de colaboración.