REDACCIÓN
4 de agosto de 2015 / 11:28 p. m.

Monterrey.- Dos de los detenidos que participaron en el asesinato del hombre que el pasado mes de febrero fue encontrado decapitado en una camioneta que abandonaron en el estacionamiento de la Arena Monterrey, fueron notificados de una tercera orden de aprehensión por las lesiones que le causaron al sobreviviente del caso.

Juan Francisco Ibarra Montalvo y Martín Alejandro Castillo Garza son considerados probables culpables de los delitos de equiparable al robo y tentativa de homicidio calificado porque dejaron moribundo a Armando Alejandro Hernández, de 25 años.

Tras recuperarse, el afectado señaló a Ibarra Montalvo como la persona que el pasado 20 de febrero lo atacó con un pichahielo, cuando se encontraba en una camioneta tipo Voyaguer, en la cual lo abandonaron junto con un hombre que habían asesinado.

Dijo que Martín Alejandro también participó en los hechos de los que fue víctima, supuestamente, porque habló de las actividades que realizaban con un grupo de la delincuencia organizada.

En la denuncia que hizo ante las autoridades, el afectado confesó ser integrante de un grupo criminal desde hace cuatro años y que operaba con la venta de droga en el sector denominado "El Tanque" de la colonia Independencia.

Mencionó que el día de los hechos uno de sus jefes le habló para que los apoyara porque tenían que recoger unas armas, por lo que debía reunirse con Juan Francisco Ibarra, "El Billy".

Explicó que siguió las indicaciones y Juan Francisco lo recogió en un vehículo Tsuru, en la cual se trasladaron a espaldas de unos departamentos ubicados a la altura de la estación "Y" del Metro.

Agregó que ahí lo mandaron a abordar la camioneta Voyaguer, porque ahí traían las supuestas armas, pero cuando lo hizo comenzaron a atacarlo con un picahielo hasta que se hizo el muerto y luego lo abandonaron en el estacionamiento de la Arena.

Actualmente, Ibarra Montalvo y su cómplice enfrentan un proceso por delitos contra la salud y uno por el homicidio calificado del hombre al que decapitaron y que fue identificado como Ricardo Guillermo Alvira Mancinas, de 30 años de edad.