AGUSTÍN MARTÍNEZ
3 de octubre de 2017 / 07:09 p.m.

ESCOBEDO.- El hallazgo de una granada de fragmentación en un terreno aledaño a una cementera, provocó la movilización de policías preventivos en el municipio de Escobedo.

El artefacto, que no detonó, fue destruido en la misma área por los oficiales municipales, supuestamente por órdenes del secretario de Seguridad y Vialidad, Hermelindo Lara Cruz.

Estos hechos ocurrieron la tarde-noche del lunes en el kilómetro 5 más 200 de la carretera a Las Pedreras, junto a la empresa Cementos Ave, en la zona de San Miguel.

Fue el operador de una máquina retroexcavadora quien encontró la granada, mientras realizaba labores de limpieza y desmonte en un baldío adjunto al referido negocio.

Al parecerle extraño aquel objeto, y ante el temor de que explotara, el trabajador les avisó a sus superiores, y ellos a su vez se comunicaron al número de emergencias 911.

Los primeros respondientes fueron los elementos de la Policía de Proximidad, de la Secretaría de Seguridad y Vialidad Municipal, aunque el reporte también se le extendió, por medio del C-5, a la Agencia Estatal de Investigaciones.

Durante varios minutos los oficiales preventivos observaron el artefacto y, debido a que todavía no llegaban las autoridades investigadoras, pidieron indicaciones a los altos mandos.

Trascendió que el secretario de Policía y Tránsito de aquella localidad, General Hermelindo Lara, les ordenó a los elementos que la destruyeran en el mismo sitio, sin esperar el arribo de los peritos.

De esa manera, los policías se llevaron la "bomba" hacia el monte, junto a un montón de tierra, donde la cubrieron con tarimas y pedazos de madera, además de rociar todo con petróleo, para prenderle fuego.

Se dio a conocer que el artefacto no explotó, y a la llegada del personal de la Procuraduría encontraron solamente los fragmentos de metal.


pjt