EDUARDO MENDIETA 
14 de septiembre de 2016 / 09:15 a.m.

NUEVO LEÓN.- La delincuencia organizada ha espantado a los habitantes del municipio de Los Aldamas, quienes han tenido que abandonar sus viviendas dejando en el olvido la escrituración de esos terrenos.

Luego de un evento en los bajos de la presidencia municipal de San Pedro, Arturo García, delegado en Nuevo León de la Comisión para la Regularización de la Tenencia de la Tierra, reveló el escenario conflictivo que experimentan los pobladores de ese municipio.

Informó que por lo menos un 80 por ciento de los vecinos, en Los Aldamas, no han realizado ningún trámite de escrituración ante la presencia de la delincuencia organizada.

"Hay un rezago que lastima mucho en Los Aldamas, ahí la generación del crimen organizado, desde hace una década, obligó a la gente a irse al otro lado, dejó en abandono la casa, el trámite y su patrimonio, ahí debe haber un 80 por ciento que dejó el trámite y que se quedó a la mitad", señaló.

El funcionario federal dijo que esta situación golpeó en forma contundente los procesos para obtener una certeza jurídica de patrimonio.

"La delincuencia organizada ha sido un factor que ustedes conocen y que siempre están al pendiente, ha sido generador de que la gente se vaya, primero en la conservación de sus familias, de su Estado, de su patrimonio y han huido, y eso ha generado que no sólo dejen un trámite, sino dejen una casa cerrada con candado y luego lleguen y encuentran casas incendiadas", afirmó.

García indicó que, aunque no en el grado de Los Aldamas, la problemática de falta de regularización afecta a municipios como Santa Catarina y Guadalupe.

"Tienen todavía algunos aspectos de irregularidades, que algunas no les toca el Corett, todas esas dependencias como Sedatu, Infonavit, Procuraduría Agraria, Fovissste y Corett, en conjunto hacen una alianza institucional, nos encargamos de la regularización", agregó.

Sostuvo que el 80 por ciento de los habitantes que dejaron a la mitad el trámite de la escrituración de su patrimonio, equivale a por lo menos unos mil 500 vecinos.

"Ellos huyeron y dejaron en el abandono, casa y a veces con familias desaparecidas o a veces con el corazón hecho pedazos en la casa que quieren. Esto se dio en los últimos 15 años, gradualmente en los años de 2001 ha ido en ascenso; ustedes conocen mejor el comportamiento que ha tenido esta pésima actividad, la actividad delictiva, que alcanzó creces en 2005, 2006, 2007 y 2008, era ya insostenible.

"Nos vamos a aliar con la comunidad municipal y con el presidente municipal y como ellos se conocen y tienen lazos familiares, esa red de boca en boca servirá para que regresen a sus domicilios y volver a hacer su vida diaria y hacer el trámite que lo dejaron a la mitad", comentó el delegado en Nuevo León de la Corett.