FRANCISCO CANTÚ
1 de enero de 2016 / 09:15 a.m.

Escobedo.- Los padres de un menor de 10 años trataron de hacer justicia por su propia mano luego de que su hijo fuera lesionado en una de sus piernas con un rifle de postas, en el municipio de Escobedo.

Todo ocurrió afuera del domicilio marcado con el número 111 de la calle Tabaco en la colonia Lomas de San Genaro, donde Alejandro Barraza Campo, de 21 años, trataba de derribar algunas latas de cerveza con su rifle de aire.

Para su mala fortuna, uno de los proyectiles rebotó y golpeó en la pantorrilla derecha de un menor que pasaba por el lugar.

Al sentir el dolor, el pequeño comenzó a gritar y corrió hacia su domicilio, donde informó a sus familiares sobre lo que había ocurrido.

Fue entonces que cuatro personas salieron de la casa con el número 129 de la calle Tabaco en su cruce con Abedul y se dirigieron a la casa del presunto responsable de la lesión.

Al llegar a la vivienda, comenzaron a causar destrozos fuera y dentro de la misma, pues trataban de tomar venganza de lo que minutos antes había sucedido.

De acuerdo a testigos, una mujer que habita en esa casa, y que presenta varios meses de embarazo, fue golpeada por una de estas personas, por lo que fue necesario trasladarla a un hospital.

Una ambulancia se hizo presente en el lugar y atendió al pequeño, pero determinaron que la lesión era mínima, por lo que no era necesario llevarlo a un hospital.

Esa misma ambulancia trasladó a la mujer embarazada a recibir atención médica de forma inmediata.

Personal de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) llegó al lugar al igual que policías de Escobedo, quienes detuvieron al joven que lesionó al menor y posteriormente fue puesto a disposición del juez calificador para determinar su situación jurídica.