AGUSTÍN MARTÍNEZ
29 de marzo de 2016 / 06:34 a.m.

Monterrey.- Fue el domingo a mediodía cuando Eduardo Galaviz vio por última vez a Osmar.

El menor de sus dos hijos, de tan sólo 17 años, le pidió permiso y un poco de dinero para acompañar a sus amigos a un día de campo.

Le aseguró que irían a unas albercas en Juárez. Pero no, se dirigieron a un río atrás de la cortina de la presa La Boca, en Santiago.

Esa tarde el joven se ahogó, ante la mirada impotente de sus amigos y vecinos de la colonia Tierra Propia, de Guadalupe.

Los familiares de Osmar Eduardo Galaviz tienen muchas dudas en torno la forma en que ocurrieron los hechos.

Al grupo de adolescentes lo trasladó en una camioneta el padre de uno de ellos, de quien nada se sabe hasta ahora, pues se retiró con su familia.

El hombre, de oficio carpintero, recuerda a su hijo como un joven tranquilo, que gustaba de jugar futbol y acostumbraba ayudarle en el taller.

El menor fallecido se divertía con una decena de amigos la tarde del domingo 27 de marzo en un río que se ubica cerca de la cortina de la presa La Boca.

Junto con dos acompañantes se arrojó al agua. No sabía nadar y la corriente comenzó a arrastrarlo hacia un remolino, del cual no pudo salir.