AGUSTÍN MARTÍNEZ
19 de diciembre de 2017 / 12:05 p.m.

SALINAS VICTORIA.- En estado crítico se encuentran dos jóvenes, en el hospital Universitario, luego de que fueron atacados a puñaladas por uno de sus vecinos, en el municipio de Salinas Victoria.

El problema se originó cuando el presunto agresor, quien se encuentra detenido, les pidió a los ahora afectados que le bajaran al volumen de la música, pero como no le hicieron caso, regresó y los atacó de sorpresa.

Los hechos ocurrieron la tarde del domingo en el número 144 de la calle Privada Escobedo, en la colonia Misión, que se localiza rumbo a la salida a El Carmen.

"Hirió a mi hijo y luego a mi cuñado, y se fue hacia mí. Mi esposo trató de detenerlo. A mi hija me le cortó todo el brazo", comentó la señora María de Jesús Moreno Camargo.

Ella identificó a los lesionados como Ramiro de Jesús Vigil Moreno, de 18 años de edad, y José Guadalupe Aparicio Leyva, de 32, quienes habitan en distintos domicilios, en la misma colonia.

La joven que sufrió cortaduras en una de sus manos se llama Dulce Cristal Vigil Moreno, de 23 años.

A decir del ama de casa, tanto Ramiro como José Guadalupe se encuentran delicados de salud.

"A mi hijo sí le perforó un poco el pulmón. Lo tienen con sonda. Sí están un poco graves, pero con la ayuda de Dios van a salir bien, oiga", refirió.

El presunto responsable de los hechos es el albañil Mario Hernández García, de 54 años, y quien sufrió una herida y varias lesiones, al ser golpeado por familiares de los afectados.

Hernández García fue descrito como una persona violenta y agresiva.

"Sí, tuve un problema con él, porque golpeaba a la señora (su pareja), y yo le hablé a la patrulla. Esa vez golpeó al niño; la golpeó a ella, y la comadre decidió irse", comentó Moreno Camargo.

Tras el violento incidente del domingo, el heridor fue llevado al hospital de Zona número 21, en Monterrey, pero inexplicablemente la autoridad no le puso custodia.

Horas después, ya entrada la noche, fue dado de alta y regresó tranquilo a su casa, pero el lunes en la mañana lo detuvo la Policía Municipal, a petición de la señora.

Ante las condiciones de salud de su hijo y su compadre, María de Jesús pidió justicia, y un castigo ejemplar para quien vino a trastocar la tranquilidad de su humilde hogar.

"Que él pague nada más por lo que hizo. ¿Por qué, nada más por una música, va a venir a maltratar a mi familia? Es lo único que yo les pido", puntualizó.

Los familiares de los jóvenes heridos esperan que el Ministerio Público integre debidamente la carpeta y presente cargos contra Hernández García ante un juez de control.

ilp