12 de noviembre de 2014 / 12:40 a.m.

Monterrey.- La Procuraduría de Justicia estableció que el hombre cuyo cuerpo fue encontrado la mañana del lunes cerca del Mol del Yonque, en Escobedo, falleció a causa de golpes en la cabeza.

Contusión profunda de cráneo, reveló la autopsia como causa de muerte del individuo, que aún no ha sido identificado en el Servicio Médico Forense

Las autoridades investigadoras confirmaron que la víctima presentaba hematomas en el costado izquierdo, en los glúteos y en las piernas.

Aparentemente fue golpeado con una tabla, a la ya no tan reciente usanza de los ajustes de cuentas entre las bandas del crimen organizado.

Hasta ahora el desconocido no ha sido reclamado en el SEMEFO del hospital Universitario, por lo que las autoridades aún carecen de una posible línea de investigación.

La primera labor para los agentes de la Policía Ministerial será saber la identidad del occiso, de ahí partir a las entrevistas a familiares y círculos de amistades.

El cadáver de esta persona fue encontrado alrededor de las 7:30 horas del lunes en un terreno baldío anexo al Mol del Yonque, en Escobedo.

A la altura del kilómetro 11 de la carretera a Monclova, entre algunos montones de basura estaba el cuerpo en avanzado estado de putrefacción.

Fueron oficiales de la Policía Municipal quienes efectuaron el hallazgo, mientras recorrían el área durante un rondín rutinario.

Las autoridades investigadoras indicaron que se trataba de un varón de aproximadamente 30 años de edad, de complexión regular y tez aperlada.

El hombre vestía pantalón de mezclilla negro, camisa a cuadros en colores blanco y azul, además de que traía una camiseta roja y tenis blancos.

A simple vista los peritos le detectaron severos moretones en los glúteos, además de golpes en el costado izquierdo y en las piernas, por lo que aparentemente fue víctima de torturas.

Comerciantes y trabajadores de esa zona de Escobedo negaron haber visto movimientos extraños durante los días recientes, además de que no conocían a la víctima de esos hechos.

FOTO: Yadith Valdez

AGUSTÍN MARTÍNEZ