FRANCISCO ZÚÑIGA
26 de mayo de 2016 / 03:33 p.m.

Monterrey.- Martín y Janeth se conocieron durante los últimos meses del año pasado.

En 2013, él se separó y se divorció de su esposa, quien se fue a vivir a Tampico con otro hombre y se llevó al hijo de ambos, quien tenía 8 años de edad.

Aunque con dificultades, el guardia de seguridad privada trató de rehacer su vida.

Desde enero de este año era novio de la joven madre soltera, a quien asesinó la mañana del martes, en el municipio de Zuazua.

Los vecinos de la calle Duque de Windsor, en la colonia Real de Palmas, se dijeron sorprendidos ante la tragedia, en la cual el hombre se suicidó después de cometer el crimen.

real de palmas
La casa se encuentra en la calle Duque de Windsor, en Real de Palmas.| FRANCISCO ZÚÑIGA

No se explican cómo o por qué Martín Mata González, de 49 años, tuvo esa reacción criminal y suicida.

Lo que sí saben es que, tras su fracaso en el matrimonio, se volvió muy introvertido. Casi con nadie socializaba y prefería estar encerrado en su casa.

Él trabajaba como vigilante en una compañía de aquella zona, denominada Aceromex. De Francisca Janeth Fraire Lozano, de 32 años, se desconocen más detalles.

Personas que convivieron con el ahora occiso señalaron que él padecía de depresión desde hacía algunos meses, aunque nunca buscó ayuda profesional.

De su ex esposa y su hijo prácticamente no sabía nada. No recibía visitas de familiares, aunque se supo que solamente tenía a su mamá y a una hermana ‘enferma’.

Se supo que sus seres queridos habitan entre las colonias Monterreal y Topo Grande, en Escobedo, donde tienen un negocio de tapicería.

Los testigos coincidieron en que desde enero pasado sostenía una relación sentimental con Janeth, quien lo visitaba tres o cuatro veces por mes.

No tenía muchos amigos, pero tampoco era considerado agresivo o violento. Las personas cuestionadas dijeron que nunca supieron que agrediera a su novia, ni tampoco a su esposa cuando vivía con ella.

La tarde del miércoles y a más de 24 horas del incidente, los cuerpos de ambos permanecían en el Servicio Médico Forense del Hospital Universitario.

Las autopsias que practicaron los peritos revelaron que ella murió debido a una asfixia por estrangulamiento, y él a causa de una herida punzocortante penetrante en tórax.

El hijo de cinco años de Francisca Janeth, quien tiene dificultades para hablar debido a una incisión quirúrgica en la tráquea, se encuentra bajo la protección del sistema DIF-Nuevo León, a través del centro infantil Capullos.