AGUSTÍN MARTÍNEZ
7 de abril de 2016 / 06:08 p.m.

Monterrey.- El hombre que fue encontrado calcinado y con un impacto de bala en la cabeza en el municipio de García, era un habitante de la colonia Valle de Lincoln que fue privado de la libertad la tarde del pasado lunes.

Fuentes extraoficiales indicaron que familiares de la víctima supuestamente entregaron una fuerte suma a los plagiarios a cambio de su libertad, pero éstos no respetaron el acuerdo.

Los restos del hombre asesinado fueron identificados por medio de pruebas comparativas de ADN, y reclamados la tarde del miércoles en el Servicio Forense del Hospital Universitario.

Se trata de Demetrio Vega Sánchez, de 46 años de edad, y quien tenía antecedentes penales en México y Estados Unidos por uso de tarjetas bancarias clonadas.

Los agentes ministeriales que investigan el crimen dieron con el domicilio de la anterior familia de Vega Sánchez, al rastrear la matrícula de la camioneta Honda Odisey modelo 2007, en la que fue asesinado.

Hasta el momento se desconoce el móvil de los hechos y la identidad de quienes los llevaron a cabo.

Trascendió que varios desconocidos privaron de la libertad a la víctima la tarde del lunes y horas después apareció asesinado y quemado en un despoblado de García.

Versiones extraoficiales citaron que ese día el hombre se comunicó con su pareja para indicarle que reuniera una importante cantidad de dinero, que debería entregar por la zona del Libramiento Noroeste para que lo liberaran.

El dinero presuntamente se entregó en una caja de cereal, pero nada se supo de Demetrio, cuyos plagiarios se habrían hecho pasar por colaboradores o “madrinas” de una corporación policiaca.

Vega Sánchez fue encontrado sin vida dentro de la camioneta en llamas, la tarde-noche del lunes 4 de abril en la carretera a Icamole, a la altura del camino a Mina.

El cuerpo presentaba un impacto de bala en la cabeza. Sus agresores lo sometieron a torturas, según constataron los peritos del Semefo.

Él fue detenido el 30 de julio de 2014 en la ciudad de Laredo, Texas, cuando intentaba regresar a México en un automóvil Honda Accord modelo 2001.

Durante una inspección, oficiales de la Patrulla Fronteriza le encontraron cinco tarjetas de crédito que no le pertenecían, y las cuales resultaron ser clonadas.

Las autoridades descubrieron que el hombre realizó diversas operaciones con dos de los documentos, adquiriendo artículos y gasolina.

Por esa situación enfrentó siete cargos por fraude y abuso de tarjetas de crédito, pero meses después recuperó su libertad.