AGUSTÍN MARTÍNEZ
2 de septiembre de 2015 / 09:24 p.m.

Monterrey.- Cuando esperaba en la fila en la vía pública para ser atendido en una oficina migratoria en el centro de Monterrey, un hombre perdió la vida de manera repentina, ante la mirada de decenas de personas.

Paramédicos de la Cruz Roja que llegaron a auxiliarlo ya no pudieron hacer nada, y dijeron a los policías municipales que aparentemente se trató de un infarto.

Los hechos fueron reportados alrededor de las 15:30 horas del miércoles en las afueras de un banco en la calle Hidalgo a la altura de Ignacio López Rayón.

Públicamente el hombre fallecido fue identificado sólo como Marco, de entre 45 y 50 años de edad y quien al parecer habitaba en la zona norte de la ciudad, en la colonia Aztlán.

Esos datos fueron aportados a la Policía por un joven de nombre Gerardo Robledo Valdez, de 36 años y quien dijo que conocía “de vista” al infortunado.

Robledo Valdez manifestó que ambos permanecían en la fila, sobre la banqueta de la calle Hidalgo, esperando a ser atendidos en una entrevista para la realización de trámites migratorios.

De repente Marco comenzó a agitarse y a quejarse de un fuerte dolor en el pecho. Enseguida se desvaneció y él trató de reanimarlo, con ayuda de varias personas.

Pidieron de inmediato el auxilio de socorristas de la Cruz Roja, quienes llegaron en pocos minutos y revisaron los signos vitales del individuo afectado.

Desafortunadamente ya nada se pudo hacer por él, debido a que aparentemente fue víctima de un problema cardíaco.

Al lugar también llegaron oficiales de la Policía de Monterrey, quienes acordonaron el lugar y alejaron a los curiosos mientras arribaba el personal investigador de la Procuraduría de Justicia.

El cuerpo de Marco fue inspeccionado por los peritos y por el agente del Ministerio Público, sin que le detectaran lesiones o cualquier otro indicio de violencia.

Los restos fueron trasladados al anfiteatro del Servicio Médico Forense del hospital Universitario para la realización de la autopsia de rigor.

Se esperaba que en el transcurso de la tarde noche se presentaran los familiares del infortunado en la delegación del fiscal en el hospital Universitario.

Lo anterior con el fin de llevar a cabo los trámites de identificación y reclamación del cadáver.