AGUSTÍN MARTÍNEZ
10 de enero de 2018 / 08:08 p.m.

MONTERREY.- Aunque no ha confirmado el móvil ni la identidad de los responsables, la Policía Ministerial sospecha que el “blanco” del ataque a balazos en la colonia El Porvenir, era el joven que fue trasladado aún con vida, y que falleció más tarde en un hospital.

Dicha víctima fue identificada oficialmente como Mario Alberto Rico Hernández, de 31 años de edad y quien tenía antecedentes penales por narcotráfico y “halconeo”.

Trascendió que Rico Hernández fue detenido hace casi cinco años, el 30 de enero de 2013, en calles de la colonia Colinas del Topo Chico, en Escobedo.

Policías de dicha localidad lo sorprendieron en posesión de una báscula, 93 bolsitas de mariguana y dos latas de cerveza que contenían varios gramos del enervante.

También poseía tres teléfonos celulares, dos cuchillos, 1 mil 400 pesos en efectivo, dos cartuchos calibre .223 y varios fulminantes.

Se le relacionó con un grupo de la delincuencia organizada, para el que presuntamente vendía drogas y hacía las veces de “halcón” o espía, pero se desconoce bajo qué circunstancias recuperó la libertad.

Con respecto a las investigaciones del doble crimen cometido la tarde del martes, las autoridades suponen que se trató de un ajuste de cuentas derivado del narcomenudeo.

En el acto falleció Ismael Villanueva de la Cruz, de 37 años y quien era amigo de Mario Alberto. Ambos se disponían a lavar el motor de un automóvil afuera del domicilio del primero.

Los hechos ocurrieron alrededor de las 14:30 horas del martes en la calle Faras, entre Julio A. Roca y Camino Real, en la colonia El Porvenir, ubicada en las faldas del cerro del Topo Chico, en el norte de Monterrey.



dat