20 de junio de 2014 / 11:39 a.m.

Monterrey.- Momentos de verdadero pánico vivió un hombre la madrugada del viernes, al quedar atrapado cuando su departamento, ubicado en el tercer nivel, se incendió por completo a causa de un aparente corto circuito.

Mientras sofocaban el incendio, los elementos de Protección Civil de Monterrey le facilitaron una mascarilla con filtros al afectado, quien tras el rescate tuvo que ser llevado a un hospital, debido a la prolongada inhalación de humo.

Debido al siniestro fue necesario que los bomberos y elementos de Fuerza Civil evacuaran a unas 20 personas que habitan en el edificio de cuatro niveles.

Los hechos ocurrieron como a la 1:40 horas en el departamento 6 del edificio 2211, ubicado en la calle Loma Florida casi con Loma Escondida, en la colonia Los Magueyes.

Dicho asentamiento se localiza en la zona de la Loma Larga, al poniente del viaducto del Túnel de la Loma Larga.

En ese lugar fue rescatado Leonel Gómez Luján, de 43 años, quien fue revisado por socorristas de la Cruz Verde a cargo de Néstor Gómez Castillo, y llevado en condiciones de salud estables a un hospital privado en la misma zona.

Trascendió que Gómez Luján se encontraba dormido cuando de pronto lo despertó el denso humo y el fuerte olor a quemado.

Al incorporarse se dio cuenta de que estaba atrapado, pues el fuego comenzaba a propagarse justo desde el acceso de su apartamento.

A gritos pidió auxilio a sus vecinos y ellos pidieron el apoyo de las corporaciones, arribando en primera instancia personal de Protección Civil de Monterrey bajo el mando de Israel Méndez Flores.

Fue el propio comandante de turno quien subió por las escaleras y le proporcionó la mascarilla con filtros a Gómez Luján, mientras los demás elementos utilizaban el equipo extintor.

El hombre permaneció en todo momento junto a la ventana, al tiempo que el apoyo se aseguraba de que las llamas no llegaran hasta ese punto.

De esa manera trabajaron arduamente hasta que llegó el refuerzo de Bomberos, quienes procedieron a sofocar por completo las llamas y evitar más riesgos.

Para entonces ya se había desalojado por completo el inmueble, donde habitan unas 20 personas, según los propios vecinos.

El afectado, quien se hallaba solo en la vivienda, fue conducido por su propio pie hasta la ambulancia, mientras los habitantes de los otros edificios continuaban viendo las maniobras.

El siniestro acabó con prácticamente todo el mobiliario, y comenzó al parecer debido a un corto circuito en un clima de ventana que estaba instalado cerca del acceso.

AGUSTÍN MARTÍNEZ