23 de mayo de 2014 / 11:55 a.m.

Monterrey.- En un caso que fue manejado con hermetismo por las corporaciones policiacas, tres hombres armados asaltaron a varios clientes de un restaurante bar de la colonia Cumbres.

Pese a la movilización de elementos no se ubicó a los delincuentes, quienes despojaron de tabletas electrónicas, celulares y dinero a seis o siete personas, la mayoría de ellas mujeres.

Los hechos trascendieron momentos después de las 23:00 horas del jueves en el negocio denominado "El Papalote", que se localiza en la avenida Paseo de los Leones, entre Erik El Rojo y Paseo de los Conquistadores.

Hasta ese lugar se desplazaron elementos de la Fuerza Civil, además de que se observaron rondines de patrullas de la Policía Municipal, aunque según se dijo, ese sector no es jurisdicción de esa corporación.

Versiones extraoficiales señalaron que mientras en el local se hallaba aproximadamente una docena de clientes, irrumpieron los tres desconocidos.

Mientras uno permaneció vigilando en el acceso, otro amagó a los empleados y el restante se apresuró a despojar de sus pertenencias a los clientes.

Tras apoderarse de diversos dispositivos electrónicos, como tabletas, celulares y computadoras, los asaltantes salieron en forma rápida.

Fueron escasos minutos los que duró la acción ilícita, y ni las víctimas ni los trabajadores supieron en qué vehículo y en qué dirección se retiraron los maleantes.

Los oficiales de la Fuerza Civil atendieron el llamado de auxilio y, en conjunto con elementos de la Secretaría de Seguridad y Vialidad de Monterrey, se desplegaron en diversas áreas de la colonia Cumbres.

Las autoridades descartaron que los desconocidos hayan robado también el dinero de la caja registradora, pues se dirigieron exclusivamente contra los comensales, la mayoría damas.

En el transcurso de los minutos las personas comenzaron a retirarse sin hacer comentarios en torno a la forma en que se dieron los hechos, por lo que se esperaban las respectivas denuncias ante las fiscalías investigadoras de la Procuraduría de Justicia del Estado.

FOTO: Agustín Martínez

AGUSTÍN MARTÍNEZ