7 de enero de 2014 / 06:48 p.m.

Monterrey.- Por un supuesto cobro de piso que no se quiso pagar, dos hermanos fueron asesinados en el interior de su negocio de compra-venta de chatarra, por un grupo de sujetos que utilizó armas blancas y un mazo, dejando a un empleado herido, en Escobedo, Nuevo León.

El incidente fue reportado alrededor de las 10:30 horas sobre la calle Agualeguas, casi esquina con Monterrey, en la colonia Nueva Esperanza, en el citado municipio.

Las víctimas fueron identificadas como Emmanuel y Nicolás Ramírez Rico, de 19 y 41 años de edad, respectivamente.

Según las primeras indagaciones, hasta ese sitio arribó un grupo de aproximadamente cuatro a seis sujetos, a bordo de una camioneta Chevrolet en color blanco, misma que al parecer acababan de robar.

Afuera del negocio sin razón social, se encontraba una Silverado propiedad de las víctimas.

El grupo al parecer de un grupo delictivo que opera en la entidad, ingresó al local asesinando a uno de los hermanos a cuchilladas, mientras que al otro con un mazo le destrozaron el cráneo.

Posteriormente lesionaron a un empleado que estaba en el lugar, escapando en las dos camionetas: la que acababan de robar y la de las víctimas. 

En segundos se dio el reporte de lo sucedido, por lo que acudieron elementos de la Policía Municipal de Escobedo, al igual que paramédicos de la Cruz Roja Metropolitana, ya que se dijo, había dos personas heridas con arma blanca.

Pero lo uniformados ya no dejaron pasar a los paramédicos al percatarse que los dos hermanos habían fallecido.

Personal de la Agencia Estatal de Investigaciones, Servicios Periciales, así como de la Fuerza Civil de Nuevo León y Ejército Mexicano, acudieron al lugar para comenzar con las indagatorias.

Trascendió que el grupo de civiles llevaban algunas pistolas e iban a exigir una cuota a los comerciantes del negocio de compra venta de fierro y metales, pero estos ya se habían negado.

Debido a eso llegaron directo al objetivo, asesinando a los dos hermanos.

Minutos después, se dio el reporte de una camioneta que abandonada por un grupo de individuos que salieron corriendo de ella abordando otro vehículo.

Hasta la calle 21 de junio acudieron los agentes investigadores, localizando una camioneta Chevrolet color blanco con placas RD-51-268, misma que había sido robada a un hombre minutos antes.

Sin embargo, las autoridades no encontraron armas o droga al interior, pero se tomaron algunas huellas dactilares.

Los cuerpos de ambos hermanos fueron llevados al anfiteatro del Hospital Universitario, mientras el empleado daba algunos datos.

Iram Oviedo