13 de marzo de 2014 / 07:24 p.m.

Guadalupe.- El cuerpo del joven asesinado y abandonado entre cobijas en Guadalupe ya fue entregado a los familiares en el Servicio Médico Forense.

Lo anterior se dio luego de que el Ministerio Público adscrito al hospital Universitario confirmara, mediante documentos y la comparecencia de los deudos, la identidad del ahora occiso.

Un vocero de la Procuraduría de Justicia indicó que la víctima se llamaba Erick Hernán Cisneros Lucio, quien contaba con 20 años de edad y habitaba en la colonia Xochimilco, en el citado municipio.

El cuerpo de Cisneros Lucio, trascendió, fue identificado plenamente y reclamado en lo legal por uno de sus hermanos, quien a su vez fue cuestionado por las autoridades.

Elementos del área de Homicidios, de la Agencia Estatal de Investigaciones, realiza las pesquisas en torno a este caso con el fin de identificar y capturar al o los responsables.

Por los indicios y la forma en que ocurrieron los hechos, la policía no descarta que el crimen tenga relación con actividades de la delincuencia organizada, aunque no se descarta alguna otra línea.

En el Servicio Médico Forense se estableció, por medio de la autopsia, que la víctima presentaba múltiples heridas de arma blanca, principalmente en tórax y abdomen, así como un disparo en la cabeza.

El hallazgo del cuerpo de Cineros Lucio se dio alrededor del mediodía del miércoles en la avenida Prolongación Pablo Livas y la calle Zaragoza, en la colonia Xochimilco.

No muy lejos de la vivienda familiar, el cadáver estaba envuelto en un cobertor, en plena vía pública.

Agentes ministeriales invadieron la escena y tomaron fotografías a los restos, cuando aún no llegaba el personal de Servicio Periciales de la Procuraduría local.

Un hermano de Erick Hernán se hizo presente en el sitio para tratar de reconocerlo, luego de que no supiera de él durante varias horas.

Sin permitirle ver al ahora fallecido, se llevaron al hermano hacia una patrulla y ahí lo interrogaron durante varios minutos.

Agustín Martínez