IRAM OVIEDO
16 de abril de 2016 / 08:50 a.m.

Escobedo.- Un conductor que aparentemente manejaba en estado de ebriedad, tuvo una muerte trágica al chocar su automóvil por alcance contra la caja de un tráiler que iba circulando de manera normal, metiéndo el coche en la parte baja de la misma, en el municipio de Escobedo.

El accidente sucedió a eso de las 02:45 horas en el kilómetro 5.3 de la carretera a Monclova.

La víctima de 20 a 25 años hasta el momento no ha sido identificada; vestía sólo un pantalón corto en color arena, tenis gris y trae un tatuaje de una flor en el hombro izquierdo.

El desconocido manejaba un auto Chevy en color gris.

Como Jerónimo Martínez Acosta, de 21 años, se identificó el trailero quien manejaba un Kenworth de la empresa "Transportadora Jema" y llevaba 20 toneladas de cerveza.

Relató el afectado que él circulaba de sur a norte por la carretera a Monclova, luego de haber cargado la pesada unidad en una agencia cervecera ubicada en la carretera a Miguel Alemán, en Apodaca.

El conductor informó que repentinamente escuchó un fuerte ruido y al descender se percató que un carro se había introducido debajo del tráiler, por lo que al acercarse observó sangrando del rostro y la cabeza al conductor, pidiendo de inmediato el auxilio.

Paramédicos de El Carmen, Nuevo León, así como de la Cruz Roja Metropolitana, acudieron hasta el sitio, pero el conductor del auto compacto, ya había fallecido prensado en el vehículo.

Trascendió en el lugar que kilómetros atrás, la víctima había llegado en estado de ebriedad a una vulcanizadora, dejando la puerta abierta del coche.

Al ser reportado, acudieron elementos de la Policía de Escobedo, pero como intuición, el joven ya había tomado en el carro con rumbo a El Carmen, por lo que los preventivos no lo localizaron.

Después de unos minutos, los uniformados tuvieron el reporte de un accidente, siendo el mismo vehículo que estaban buscando.

Personal de la Policía Federal se presentó en el lugar para iniciar con las pesquisas, lamentando el trailero lo ocurrido, siendo llevado el cadáver al anfiteatro del hospital Universitario.